El gobernador del Banco de Israel, Stanley Fischer, ha expresado su decepción después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) haya rechazado su candidatura para la dirección de la entidad por motivos de edad.

"Lamento que no se me haya dado la oportunidad de exponer mis cualificaciones y mi experiencia", dijo el gobernador en un comunicado divulgado hoy por el Banco de Israel tras conocer la decisión del FMI.

A pesar de que la entidad no ha revelado explícitamente las razones de su decisión, los medios israelíes apuntan hoy a que esta se debe a su avanzada edad, 67 años, cuando las regulaciones exigen que no supere los 65.

"Creo que la limitación de edad que fue regulada hace años no es relevante en estos momentos. Esperaba que el directorio estudiara el tema y realizara los cambios pertinentes, no sólo para mi sino para futuros candidatos", se agrega en la nota de prensa.

Con una trayectoria impecable y un amplio reconocimiento internacional, Fischer se perfilaba como un serio contrincante de la francesa Christine Lagarde en la lucha por dirigir el FMI.

Encuestas realizadas entre economistas y agentes especializados le daban como candidato preferido, a pesar de que políticamente le iba a ser muy difícil entrar un puesto reservado por tradición para un europeo.

"A pesar de la decisión del FMI, no lamento haberme presentado, sólo lamento el que no me dieran la oportunidad de exponer mis cualificaciones y experiencia", se subraya en la nota.

Fischer, que en los últimos tres años se había ganado la reputación de haber esquivado la crisis financiera y económica mundial con acertadas políticas monetarias, seguirá al frente de la entidad emisora israelí durante otros cuatro años.