El Banco de Japón (BOJ) mantuvo hoy los tipos de interés entre el cero y el 0,1 por ciento y decidió ampliar una línea de crédito para impulsar la recuperación de la economía, debilitada por la catástrofe del 11 de marzo.

El emisor nipón dejó los tipos en el bajísimo nivel en que se encuentran desde el pasado octubre, con el fin de potenciar la recuperación del país.

Al término de un encuentro de dos días en Tokio, el comité monetario del BOJ aprobó además expandir por 500.000 millones de yenes (unos 4.326 millones de euros) un programa de préstamos aprobado el pasado junio por un valor inicial de 3 billones de yenes (unos 25.950 millones de euros).

La ampliación acordada contempla préstamos al 0,1 por ciento de interés durante dos años, renovables a dos más, para los bancos e instituciones financieras japonesas, a fin de que faciliten créditos a industrias con potencial de crecimiento.

De los tres billones de yenes iniciales aprobados en junio bajo este esquema se habían concedido ya 2,9 billones (25.084 millones de euros).

El objetivo de este programa es aplicar nuevas medidas de flexibilización para fortalecer la economía, según el BOJ.

Por otra parte, el emisor nipón mantuvo en 10 billones de yenes (86.524 millones de euros) el fondo de su programa de compra de activos, destinado a inyectar liquidez al sistema.

En un comunicado emitido tras la reunión, el BOJ reconoció que "la economía de Japón sigue afrontando presión a la baja, especialmente en el área de producción a causa de los efectos del terremoto, pero está mostrando algunos signos de recuperación".

El Banco de Japón indicó que, a partir de la segunda mitad del año fiscal 2011, se espera que la economía vuelva a una senda de recuperación moderada, respaldada por un aumento de las exportaciones y por la mayor demanda para restaurar el capital social de las empresas.