Una veintena de parlamentarios del partido ultraderechista belga fueron detenidos hoy brevemente durante una protesta simbólica para defender la independencia de la región de Flandes ante las oficinas del primer ministro en funciones, Yves Leterme.

Las oficinas están en la Calle de la Ley, y los detenidos (miembros del Parlamento federal y del regional flamenco) acudieron con placas que rezaban en neerlandés "Calle de la Independencia flamenca".

La protesta buscaba mantener el mensaje a favor de la independencia de Flandes con motivo de que el pasado lunes se cumplió un año de las últimas elecciones legislativas, de las que todavía no ha salido un acuerdo de Gobierno entre los partidos.

Por ello, Bélgica ha batido el récord mundial de país que no consigue un acuerdo de Gobierno tras unos comicios generales.