Buenos Aires homenajeó hoy a Jorge Luis Borges con la lectura de poemas y la interpretación de milongas del escritor argentino al cumplirse un cuarto de siglo de su fallecimiento en Ginebra, a la edad de 86 años.

El acto organizado por la Alcaldía de la capital argentina fue el único de importancia celebrado en el país en homenaje a Borges, cuyo legado literario ocupó hoy grandes espacios en los principales diarios bonaerenses.

En la plaza San Martín, en el centro de Buenos Aires, actores y presentadores leyeron varios poemas de Borges, mientras que el dúo musical Baraj-Barrueco interpretó milongas escritas por el autor de "El Aleph".

"Borges y su obra están indisolublemente ligados a nuestra identidad porteña y no podíamos dejar de recuperar hoy parte de su legado", subrayó el ministro de Cultura y Turismo de la capital argentina, Hernán Lombardi.

El homenaje se llevó a cabo junto a la "Torre de Babel" de libros levantada a comienzos de mayo pasado en esa plaza por la artista plástica Marta Minujín, con ocasión de que Buenos Aires ha sido distinguida como "Capital Mundial del Libro" 2011 por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco).

La obra de Minujín es una estructura de 28 metros de alto con una escalera interna de recorrido en espiral que permite recorrer unos 30.000 libros, desde clásicos de la literatura hasta libros de poesía, arte e historia, montados sobre paneles.

"Cuando era muy chica fui a visitar a Borges a la Biblioteca Nacional, porque para mí ya era un ídolo. Después inventé lo de la 'universidad del fracaso' -porque yo creo que el éxito y el fracaso es lo mismo- y de nuevo lo fui a ver para que viniera a hablar sobre el fracaso y me dijo: '¡El fracaso no existe¡'", recordó Minujín.

La artista pop dijo que siempre tuvo con Borges "una coincidencia mental".

"El hecho de haber sido los dos porteños y con la torre de Babel y su relato 'La biblioteca de Babel'. Aparte, él analizaba el tiempo y yo hago mis esculturas sobre el tiempo relativo, entonces me parece que tengo mucho que ver con él", aseguró.

"Esta torre de Babel no existe en ninguna parte del mundo y Borges, tampoco", añadió Minujín en el homenaje.