Un grupo de abogados presentó el martes una demanda para que el organismo regulador del uso de ese estupefaciente con fines médicos en Arizona acepte las solicitudes de sus clientes para instalar dispensarios.

El Departamento de Servicios de Salud en Arizona debía comenzar a aceptar las solicitudes el 1 de junio, pero se negó luego que las autoridades estatales demandaron al gobierno de Estados Unidos por el programa sobre el uso médico de la marihuana.

El director del departamento, Will Humble, argumenta que no aceptará esas solicitudes debido a la incertidumbre sobre la legalidad del programa ante la querella estatal que fue interpuesta en mayo por órdenes de la gobernadora Jan Brewer.

En esa demanda se le solicita a un juez federal que se pronuncie sobre si la ley que permite el uso médico de la marihuana, aprobada por los electores de Arizona a finales del 2010, puede aplicarse a pesar de que la legislación federal considera ilegal a ese estupefaciente.