Estados Unidos resolvió una disputa con Argentina sobre pertrechos militares que el país sudamericano decomisó en febrero a un equipo estadounidense de capacitación de policías.

Mark Toner, vocero del Departamento de Estado, dijo el martes que Argentina aceptó regresar el material después de tenerlo embargado durante cuatro meses.

Funcionarios describieron el equipo como tres teléfonos satelitales con sus programas de cómputo respectivos, componentes físicos de cómputo y códigos criptográficos que introdujeron a Argentina entrenadores de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos. Sólo uno de los dispositivos fue declarado en aduanas, lo que motivó acusaciones de introducción ilegal al país de equipo para intervenir conexiones telefónicas.

El conflicto empeoró cuando Argentina exigió una disculpa y Estados Unidos se negó.

Toner señaló que Estados Unidos demostró a Argentina que fueron respetadas sus leyes y requerimientos aduanales.

Agregó que el problema estaba relacionado con "errores administrativos no intencionales".