La justicia argentina dictaminó el martes que no puede considerarse "ilegal" a un ciudadano extranjero sin documentación que acredite su situación migratoria.

La Cámara Federal de Paraná, provincia de Entre Ríos --504 kilómetros al noreste de Buenos Aires--, tomó esa resolución a partir del caso de cuatro ciudadanos chinos, de entre 19 y 23 años de edad, que fueron detenidos tras comprobarse que carecían de documentación personal.

Para ese tribunal no se los puede considerar "extranjero ilegal, sino irregular (al que se le reconocen los mismos derechos que al extranjero regular, salvo la posibilidad de trabajo y alojamiento oneroso)".

"La legalidad o ilegalidad se refiere a actos" nunca a personas, "que contravienen disposiciones de naturaleza penal no administrativa", agregó la resolución.

En ese sentido, los tres magistrados destacaron que los jóvenes "no revisten antecedentes penales o de irregularidades migratorias".

Los chinos Dai Jianqing, Lin Xuehui, Xie Chenguang y Zhuang Bisheng se trasladaban en un autobús público. Allí fueron requisados por personal de la Gendarmería Nacional (policía de las fronteras) y se comprobó que carecían de documentación que acreditase su ingreso regular al país y su identidad.

Los cuatro fueron detenidos y la Dirección Nacional de Migraciones dispuso su expulsión del país por considerar que ingresaron clandestinamente.

Para la Cámara Federal de Paraná este proceder de las autoridades migratorias fue incorrecto.

Si se verifica que una persona se encuentra en una situación migratoria irregular "corresponde, ante todo a la autoridad migratoria, intimarla para que regularice su situación, otorgándole para ello un plazo razonable, bajo apercibimiento de que si no lo hace, se decretará su expulsión con efecto suspensivo", dijo el tribunal en el fallo.

Y aclaró que sólo se procederá a la expulsión por decisión de un juez.

Los jueces recordaron que ley migratoria argentina considera el derecho a migrar "como derecho humano" y tiende a la regularización del migrante, por lo que "la expulsión es una medida extrema".

El fallo de la cámara fue en respuesta a una apelación de las autoridades migratorias a un fallo de primera instancia que había liberado a los cuatro chinos.