El presidente de Perú, Alan García, pidió hoy perdón en nombre de su país al Gobierno de Japón y a los peruano-japoneses por los atropellos a sus derechos humanos registrados en el país suramericano durante la II Guerra Mundial.

"Pido perdón por el atentado contra sus derechos humanos que hizo el Perú en el año 1941. En esa época perdieron sus negocios, cerraron sus colegios, se les deportó en masa hacia campos de concentración en Estados Unidos. Muchos de ellos no volvieron. Es por ello que pido perdón", afirmó García.

Las declaraciones de García fueron realizadas en Lima durante la inauguración de las obras de ampliación de la clínica Centenario Peruano Japonesa.

El mandatario peruano aseguró que los hechos registrados en 1941 en Perú contra la comunidad japonesa en el país fue "en verdad un grave delito" que, además, "quedó en el silencio como si nada hubiera ocurrido".

"Perdonen a quienes cometieron ese grave delito y miremos hacia el futuro", afirmó García, quien valoró positivamente las actuales relaciones entre Perú y Japón.

Las severas sanciones a los residentes japoneses en Perú, que entonces representaban una de las mayores colonias niponas de Suramérica, fueron tomadas por el gobierno de entonces a raíz del bombardeo por parte de Japón de la base estadounidense de Pearl Harbor e incluyó cierre de negocios, persecuciones y deportaciones.

La comunidad japonesa en Perú es una de las mayores de América Latina y se estima que en todo el país viven unos 100.000 descendientes de inmigrantes de ese país.

En 2009 se celebraron en Lima, y con la participación de los príncipes Hitachi, los 110 años del inicio de la migración japonesa a Perú.