The Weinstein Company anunció hoy la compra de los derechos de distribución en Estados Unidos de "W.E.", el primer largometraje de ficción que dirige la cantante Madonna y que está basado en la historia de amor entre el rey británico Eduardo VIII y la divorciada estadounidense Wallis Simpson.

La cinta, que cuenta una historia de amor actual con el trasfondo de la protagonizada por el monarca británico, tiene así asegurado su estreno en Estados Unidos gracias al acuerdo entre la "reina del pop" y los hermanos Bob y Harvey Weinstein, unos de los principales distribuidores de cine en Norteamérica.

La película habla de "la naturaleza del amor verdadero y de los sacrificios y los compromisos que se deben tomar", explicó la camaleónica cantante en un comunicado conjunto con los Weinstein.

"Llevaba mucho tiempo queriendo contar esta historia y dotarla de vida ha sido una gran aventura para mí", añadió Madonna, quien se mostró "deseosa" de trabajar con Harvey Weinstein y su compañía para lanzar la película.

Por su parte, Harvey Weinstein indicó que "Madonna ha encontrado su propia voz como cineasta" con el largometraje "W.E.", en el que ha tomado "uno de los romances más famosos del siglo XX y lo ha dotado de vida de un modo inteligente, sexy y completamente moderno".

"Es una adición estupenda a nuestro catálogo de estrenos en Estados Unidos", añadió Weinstein en el comunicado sobre una cinta que protagoniza la actriz australiana Abbie Cornish, que es en el filme Wally Winthrop, una joven neoyorquina que en la actualidad se obsesiona con la historia de amor entre Eduardo VIII y Wallis Simpson.

La actriz británica Andrea Riseborough asume el papel de Simpson mientras que el rey británico obligado a abdicar por su amor a la divorciada norteamericana lo interpreta otro británico, James D'Arcy.

Wally Winthrop, infelizmente casada con un psiquiatra, trabaja en Nueva York en la casa de subastas Sotheby's, que prepara una venta de objetos que pertenecieron a los duques de Windsor (título con el que se conoció a la pareja real), lo que atrae a la protagonista.

La historia continúa con el enamoramiento de Winthrop de un guarda de seguridad ruso (Evgeni, interpretado por el guatemalteco Oscar Isaac) y con un ir y venir del presente al pasado, con el enlace de las vidas de Wally y las de los Duques de Windsor.