El Gobierno de Venezuela anunció hoy medidas que van desde la disminución del horario de los letreros luminosos a la obligatoriedad del uso parcial de equipos de generación autónoma en organismos públicos para frenar el consumo de energía que tiene en situación límite al sistema nacional.

El vicepresidente del Gobierno, Elías Jaua, aseguró que el Ejecutivo quiere un "uso racional de la demanda" en un acto convocado para hoy después de que el fin de semana pasado un fallo en una subestación del estado Zulia provocara un apagón que dejó sin luz a varias zonas del occidente del país.

El ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez, culpó al "derroche típico" en la sociedad venezolana del aumento del consumo aunque aseguró que hay elementos que justifican el mayor gasto eléctrico como el crecimiento económico, el mayor ingreso de la población, el crecimiento vegetativo y la mejora del funcionamiento de transportes como el ferrocarril.

Jaua informó que las instituciones y organismos públicos deberán tomar medidas para el uso restrictivo de la iluminación, refrigeración y consumo en general de equipos de oficina, entre otros aspectos, así como la creación de "grupos de gestión de energía" para ejecutar y dar seguimiento a acciones para el ahorro.

Además, aquellas instituciones que tengan aparatos de generación propia deberán hacerlos funcionar en horarios de nueve horas diarias.

Las personas jurídicas del sector privado con una demanda de más de 200 kilovoltioamperios (kVA) deben tomar acciones para la disminución de un 10 % de su consumo mensual con relación a su consumo en 2009, salvo en sectores como el salud, seguridad o transporte, entre otros.

Además, se establecen incentivos en el sector residencial con rebajas en la facturación para aquellos que logren una disminución de su consumo con relación a lo gastado en 2009.

Otro de los aspectos que regula el Gobierno es la obligatoriedad del uso de bombillas ahorradoras en vallas y avisos publicitarios luminosos, que a partir de ahora tendrán un horario limitado de 19.00 y a 00.00.

Rodríguez recordó que el precio está altamente subsidiado en el país y que mientras en el año 1999 la demanda máxima de electricidad fue de 10.854 megavatios (MW) en 2011 ya pasó a 17.000 y se espera que para los meses de septiembre y octubre se superen los 18.500 MW de consumo eléctrico.

Además reconoció que la carencia de una "cultura de mantenimiento" en Venezuela ha hecho que haya 7.000 megavatios de la red fuera de servicio.

En ese sentido, dijo que entre la instalación de nuevas capacidades y la rehabilitación de generación hoy inhabilitada permitirá la generación de 9.172 megavatios para el año que viene.

Las medidas se toman después de que en los últimos meses el Gobierno insistiera en que no va a haber medidas de racionamiento eléctrico este año, después de dar por terminada la emergencia en el sistema el año pasado.

En febrero de 2010, el Gobierno estableció un racionamiento del servicio con cortes programados en todo el país por espacio de varios meses como consecuencia de una sequía que el Ejecutivo calificó como la peor en 45 años.

El presidente del partido conservador Copei, Roberto Henríquez, exigió hoy en rueda de prensa que se establezcan "responsabilidades penales" de los responsables del equipamiento eléctrico del país, al asegurar que "no es verdad que los ciudadanos tengan la culpa", y que en el país la economía está cayendo.

"El problema (de generación) para este año ya debía estar resuelto", señaló al recordar los anuncios tras 2010.