El exgobernador del sureño estado mexicano de Chiapas Pablo Salazar Mendiguchía levantó el fin de semana una huelga de hambre que mantuvo cinco días en la cárcel donde se encuentra para protestar por su arresto, informó hoy su abogado Alfredo Domínguez.

La decisión "obedece a una preocupación muy justificada por parte de la familia, y sobre todo a la mamá de don Pablo (Deifilia Salazar), que es una persona de edad avanzada", dijo el letrado hoy a la emisora MVS.

También el hijo del exgobernador, del mismo nombre, se mostraba preocupado "por las consecuencias de salud que conlleva" el ayuno, agregó Domínguez.

El pasado 7 de junio Salazar Mendiguchía fue detenido en el aeropuerto del balneario de Cancún, en el sureste de México, acusado de los delitos de peculado (robo al erario), malversación de fondos destinados a la reconstrucción del estado y asociación delictiva.

Además, se denunció entonces que el exgobernador se pagó a sí mismo y a un grupo de colaboradores un bono por valor de 104 millones de pesos (8,6 millones de dólares), delitos por los que podría ser condenado a 20 años de prisión.

También se le ha abierto una investigación en Chiapas por su presunta responsabilidad por la muerte de 30 recién nacidos en un hospital de la ciudad de Comitán en diciembre de 2002.

Salazar Mendiguchía llegó al Gobierno de Chiapas apoyado por una coalición de varios partidos, entre ellos el de Acción Nacional (PAN, conservador) y de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), y se mantuvo en el poder de 2000 a 2006.