El Congreso estadounidense debe renovar la prohibición a la venta de fusiles automáticos que expiró en 2004 y las autoridades federales deberán esforzarse más para impedir la importación de armas militares, recomendaron tres senadores demócratas como medidas para combatir el suministro de armas a los narcotraficantes en México.

La senadora Dianne Feinstein, presidenta del comité para el control internacional de narcóticos, y sus colegas Charles Schumer y Sheldon Whitehouse recomendaron en un reporte difundido el lunes una reforma legislativa que obligue a quienes vendan armas en exhibiciones a verificar los antecedentes de sus compradores, exigencia que actualmente las leyes no contemplan.

Los congresistas propusieron también que el Senado estadounidense ratifique la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Materiales Relacionados (CIFTA por sus siglas en inglés), el cual fue suscrito en 1997 por el entonces presidente Bill Clinton, quien lo envió al Senado al año siguiente para su respectiva ratificación.

"El Congreso ha estado virtualmente moribundo mientras las poderosas organizaciones narcotraficantes en México continúan ganando acceso ilimitado a armas militares provenientes de Estados Unidos", dijo la senadora Feinstein en un comunicado.

"Estadísticas nuevas de ATF (siglas en inglés de la oficina para el manejo de alcohol, tabaco, armas de fuego y explosivos difundidas la semana pasada revelan que más del 70% de las armas de fuego recuperadas en escenas criminales y rastreadas por autoridades mexicanas se originaron en Estados Unidos".

El presidente mexicano Felipe Calderón propuso prohibir la venta de fusiles automáticos durante el discurso que pronunció el año pasado ante una sesión bicameral del Congreso estadounidense, como una manera de debilitar el suministro del crimen organizado, pero legisladores republicanos rechazaron la propuesta y algunos incluso lo criticaron por inmiscuirse en temas internos.

Desde que asumió el poder en 2006, Calderón inició una campaña contra el crimen organizado que ha dejado al menos 35.000 muertes y para la cual Estados Unidos ha comprometido un aporte de 1.400 millones de dólares a través de la Iniciativa Mérida.

El presidente Barack Obama criticó en un momento al ex presidente George W. Bush por no haber renovado en 2004 la prohibición de la venta de fusiles automáticos que estuvo vigente durante 10 años, pero desde que llegó a la Casa Blanca no ha buscado su extender la medida.

_______

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo