La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó hoy que, con su programa "Brasil sin Miseria", lanzado hace dos semanas, se propone demostrar que es posible superar la pobreza con acciones concretas.

Rousseff aseguró en su programa semanal de radio que el programa bandera de su administración demostrará que acciones puntuales como préstamos, cursos de capacitación y organización de cooperativas son suficientes para erradicar la miseria.

El programa prevé inversiones por cerca de 20.000 millones de reales anuales (unos 12.500 millones de dólares) hasta 2014 para sacar de la miseria a unas 16,2 millones de personas.

"Brasil sin Miseria" supone una profundización de los programas sociales del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el mentor político de Rousseff, que permitieron que 28 millones de personas salieran de la pobreza y que 36 millones pasaran a engrosar la clase media.

La presidenta explicó en su programa radial que la miseria tiene diferentes causas y que para cada una de ellas será ofrecida una acción concreta.

Para los trabajadores que no consiguen trabajo o ganan salarios muy reducidos por falta de capacitación "ofreceremos cursos de capacitación profesional para 1,7 millones de jóvenes y adultos".

"También vamos a ofrecer crédito e incentivos para quienes quieran abrir o mejoras su propio negocio", agregó.

La gobernante dijo que, para las personas que ni siquiera entran en las estadísticas oficiales debido a que nunca se registraron, "vamos a hacer una verdadera campaña para ofrecerles documentos y atenderles sus necesidades".

"También vamos a apoyar las alcaldías para que implanten programas de colecta selectiva de basura con la participación de quienes viven del reciclaje de basuras. Con cursos y entrenamiento, vamos a capacitar a millones de recolectores y a fortalecer la participación de 200.000 trabajadores en la colecta selectiva hasta 2014", afirmó.