El nuevo cabildero en jefe de Hollywood evitó los temas espinosos el lunes en su primer discurso en China, uno de los mercados más codiciados y de acceso más difícil para la industria cinematográfica, y en cambio optó por elogiar al país por su lucha contra la piratería, así como el lanzamiento de coproducciones.

El ex senador Chris Dodd visitó China por primera vez desde que asumió la presidencia de la Motion Picture Association of America. En su primer discurso en el Festival Internacional de Cine de Shanghai, no mencionó los dos temas que más enfurecen a Hollywood: un límite de hecho que impide estrenar más de 20 grandes producciones extranjeras por año y la imposibilidad de distribuir sus propias películas en el país.

Dodd optó por la vía diplomática, al multiplicar los elogios al cine chino tanto en las producciones propias como en las colaboraciones con estudios extranjeros.

"En los últimos 10 años, hemos visto un crecimiento y desarrollo que me permite decir aquí esta mañana que la china ha madurado plenamente. Lo mismo se puede decir de la relación entre la industria cinematográfica estadounidense y los cineastas chinos, la audiencia china e incluso el gobierno chino", dijo.

Pero añadió que hablará "muy francamente, como deben hacer los amigos" en próximas conversaciones con las autoridades chinas en Beijing.

"No pasaré por alto las preocupaciones que Hollywood ha expresado durante años", dijo sin entrar en detalles, "pero no dejaré de reconocer y festejar, si se quiere, los progresos realizados", por ejemplo en los esfuerzos de China por combatir la piratería. Dodd dijo luego a la AP que "falta mucho por hacer".

Por su parte, Rupert Murdoch, quien controla el estudio Fox, dijo que el acceso limitado al mercado chino "presenta retos significativos".

Fox tuvo gran éxito en China con su película en 3-D "Avatar", que recaudó 204 millones de dólares, la cifra más alta fuera de Estados Unidos.