La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, anunció el lunes su oposición a la colocación de una gigantesca estatua de Cristo similar a la existente en Rio de Janeiro, Brasil, y que el presidente Alan García aspira a instalar en un cerro limeño próximo al Pacífico.

García anunció el viernes la inauguración para el próximo 29 de junio de la estatua de 37 metros de altura.

Villarán dijo a periodistas tras una actividad pública "si es una estatua que entrega Brasil (sic) como regalo al presidente, hay otros lugares donde se puede colocar, por ejemplo en la (vía) interoceánica que une Perú y Brasil".

"Es una estatua de 37 metros que se pone de la noche a la mañana sin haber consultado a nadie...Lima tiene alcaldesa y las cosas se consultan", añadió Villarán, quien ha tenido roces con García desde que inició su gobierno edil en enero.

La alcaldesa ha criticado la mínima originalidad de la obra y su escasa relación con la tradición de Lima. Pidió que se hubiese edificado "al Señor de los Milagros", una imagen venerada en la capital desde el siglo XVII.

La estatua se espera ser ensamblaba en un cerro llamado "Morro Solar" próximo a la costa en una zona sobre la cual tiene jurisdicción el municipio de Lima. La estatua "afectará la integridad paisajística de la bahía de Lima", dijo Villarán.

García dijo "mi sueño fue siempre hacer en el Morro Solar un Cristo similar al Cristo del Corcovado, tiene una base de 15 metros de estructura de concreto puro con un mirador y sobre él se alza con 22 metros la figura de Cristo".

El presidente ha denominado a la estatua "Cristo del Pacífico" y la obra recibió un aporte de unos 833 mil dólares por parte de la constructora brasileña Odebrecht, según consta en una resolución ministerial publicada en el portal oficial de la presidencia del consejo de ministros.

Desde el viernes urbanistas y estudiantes de arquitectura han criticado la colocación de un Cristo en Lima similar al de Río de Janeiro sobre todo por la poca originalidad de la propuesta presidencial.