Once personas resultaron heridas al explotar una bomba en la provincia turca de Sirnak, al sureste del país, junto a la frontera con Irak, durante los festejos tras las elecciones generales del domingo.

Según informó hoy la agencia oficial turca Anadolu, la bomba explotó anoche en una celebración en la plaza principal de Sirnak, capital de la citada provincia, de los seguidores del pro kurdo Partido de la Paz y la Democracia (BDP), que festejaron su aplastante victoria en esta región.

Las víctimas, algunas de ellas heridas de gravedad, fueron trasladadas al cercano Hospital Estatal de Batman en helicópteros.

Fuentes policiales informaron de que se trataba de una bomba de fabricación casera, en la que se utilizaron dispositivos pirotécnicos, piezas de metal y piedras.

De momento, no hay información sobre los posibles responsables del atentado.

Varios miembros del BDP acusaron a la policía de haber recurrido tras la explosión a la violencia y al uso de bombas de gas.

El candidato kurdo independiente Hasip Kaplan, apoyado por el BDP, dijo que el gobernante Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP, islamista moderado) del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, había sido vencido en Sirnak y acusó a sus miembros de actos de agresión contra los seguidores del partido pro kurdo.

En esta provincia del sureste de Turquía, los candidatos kurdos independientes, apoyados por el BDP, obtuvieron en los comicios del domingo el 73,1 % de los votos, frente al 20,8 % del AKP.

En todo el país, el AKP obtuvo en las urnas el 50,05 % de los votos y 326 de los 550 escaños del Parlamento, que le dan una cómoda mayoría absoluta para gobernar otros cuatro años, pero que le obligarán a buscar el consenso con otros partidos para redactar una nueva Constitución.