Los peloteros latinoamericanos cerraron con broche de oro las series de fin de semana de las Grandes Ligas, teniendo en los bates al receptor dominicano Miguel Olivo, que pegó dos jonrones, y en la lomita a su compatriota el abridor Francisco Liriano, que se acercó a su segundo juego sin hit.

Olivo (10) jugó con bate explosivo al pegar dos vuelacercas -quinto y octavo episodios- y el abridor venezolano Félix Hernández lanzó ocho episodios para llevar a los Marineros de Seattle a un triunfo por 7-3 sobre los Tigres de Detroit.

Su primer jonrón lo conectó ante los servicios del abridor Rick Porcello, sin corredores, cuando la pizarra no marcaba ni un "out" para repetir el castigo en el octavo episodio conectando sobre los servicios del relevo de su compatriota Joaquín Benoit.

Olivo castigó al serpentinero con batazo de vuelta entera cuando había un corredor en el camino. Para Olivo fue su cuarto juego en su carrera con más de un jonrón.

En la lomita Hernández (7-5) controló el juego en ocho episodios, permitió nueve imparables, tres carreras, dio cinco pasaportes y ponchó a seis para acreditarse el triunfo.

Hernández lanzó 126 bolas, 76 a la zona perfecta para dejar en 3,30 su promedio de efectividad, después de controlar a 36 enemigos.

Mientras que en la serpentina, destacó la de Liriano, que se acercó a su segundo juego sin hit en la campaña, y aunque su compatriota el antesalista Adrián Beltré le pegó sencillo en la octava entrada, llevó los Mellizos de Minnesota a una victoria por 6-1 sobre los Vigilantes de Texas.

Liriano (4-6), que maniató sin hits a los Medias Blancas de Chicago el pasado 3 de mayo, lanzó perfecto en seis episodios contra los Vigilantes, que tienen la mejor marca de impulsadas de la liga.

El dominicano necesitó sólo 64 envíos para retirar a los primeros 18 enemigos, y completó su labor con 97 lanzamientos, 64 perfectos, y dejó en 4,67 su promedio de efectividad después de poner bajo control a 27 bateadores enemigos.

Liriano, que permitió dos imparables y una carrera, igualó marca de temporada ponchando a nueve en ocho episodios, y estuvo cerca de convertirse en el primer abridor de los Mellizos en lanzar dos juegos sin hit en la misma temporada.

Mientras que en Toronto (Canadá) siguió siendo efectiva la conexión dominicano-mexicana con el designado David Ortiz y el inicialista Adrián González, que pegaron sendos jonrones para los Medias Rojas de Boston, que ganaron por paliza de 14-1 al equipo local de los Azulejos.

Ortiz participó en la lluvia de jonrones sólo un día después de conectar de cuatro esquinas, al volver a sacar la pelota del campo.

Pero fue el primera base mexicano Adrián González (13) quien se encargó de iniciar el ataque al conectar de vuelta entera en el primer episodio, con un bambinazo solitario.

González estudió al abridor Kyle Drabek, y le botó la pelota cuando había dos "outs" en la pizarra, e inició un ataque que se completó con 17 imparables.

En el quinto episodio Ortiz (17) se hizo presente con su segundo vuelacercas seguido al pegar contra Drabek. Ortiz castigó cuando había dos corredores en base.

Con menos jonrones en su registro, el parador en corto dominicano José Reyes pegó para llevar a los Mets de Nueva York a una victoria por blanqueada de 7-0 sobre los Piratas de Pittsburgh.

El pelotero quisqueyano (3) conectó batazo de vuelta entera en el noveno episodio contra los lanzamientos del cerrador Daniel McCutchen, y desapareció la pelota sin corredores en circulación.

Reyes pegó tres imparables para afianzarse como líder en las mayores con 44 juegos pegando más de un hit, tiene marca de 8 de 15 con cinco carreras en la presente serie, y dos de sus tres jonrones han sido en los últimos tres juegos, mientras que su promedio de bateo es de .346 para liderar las mayores.

Actualmente lidera las Grandes Ligas en imparables, con 94, y se encuentra entre los líderes en carreras, bases conseguidas, dobles, triples y robos de base.

Otro dominicano con poder, el designado Vladimir Guerrero, que se voló la barda para los Orioles de Baltimore, que perdieron 6-9 contra los Rays de Tampa Bay.

Guerrero (6) conectó en el primer episodio sin corredores por delante. El dominicano hizo contacto con la bola y la sacó del campo del juego cuando había dos outs en la pizarra.

También en la derrota el tercera base dominicano Aramís Ramírez desapareció la bola, pero los Cachorros de Chicago perdieron 3-4 contra los Filis de Filadelfia.

Ramírez (4) conectó de vuelta entera en el primer episodio llevando a un corredor en el camino al pegar contra Roy Oswalt.

En la lomita el abridor dominicano Rubby de la Rosa se apuntó el triunfo de los Dodgers de Los Ángeles por 10-8 sobre los Rockies de Colorado.

De la Rosa (3-0) lanzó cinco episodios y tuvo que descender de la lomita al experimentar un calambre en el antebrazo derecho, pero llevó a los Dodgers al triunfo.

El dominicano permitió tres imparables, un jonrón, tres carreras, dio tres bases y ponchó a seis.

El abridor diestro realizó 83 envíos, 45 perfectos para dejar en 3,00 su promedio de efectividad contra 21 enemigos.

Por los Rockies, el jardinero venezolano Carlos González (9) pegó batazo de cuatro esquinas en el séptimo episodio contra los lanzamientos del relevo dominicano Ramón Troncoso.

El abridor venezolano Freddy García lanzó más de seis episodios y llevó a los Yanquis de Nueva York a un triunfo por 9-1 sobre los Indios de Cleveland.

García (5-5) lanzó seis entradas y dos tercios para apuntarse el tercer triunfo seguido de los Yanquis.

El venezolano permitió siete imparables, una carrera, dio dos bases y ponchó a seis.

El relevo dominicano Ramón Ramírez también consiguió la victoria de los Gigantes de San Francisco por 4-2 sobre los Rojos de Cincinnati.

Ramírez (2-0) se acreditó el triunfo en un episodio al ponchar a dos, y controlar a sus cuatro enemigos con 16 envíos, 12 perfectos para dejar en 1,63 su promedio de efectividad.