El embajador de buena voluntad de la FAO, el exatleta Carl Lewis afirmó hoy que la elección de Barack Obama como presidente de Estados Unidos salvó a esa nación de una "gran depresión", defendió sus aspiraciones al Senado estadounidense y dijo que "elevará su voz" para que las promesas en favor de Haití sean cumplidas.

El múltiple medallista olímpico y mundial norteamericano consideró que lo que ha hecho Obama por Estados Unidos no puede medirse, y se mostró "seguro" de que el líder estadounidense alcanzará la reelección apelando a su intelecto, liderazgo y capacidad de acción.

"Barack Obama es el mejor presidente de Estados Unidos en mucho tiempo, nuestro país estaba destinado a una gran depresión si él no ganaba la Presidencia, y gracias a su liderazgo Estados Unidos se salvó de esta catástrofe", afirmó 'El hijo del viento', en una entrevista concedida a medios internacionales.

Lewis, quien mañana concluye en Santo Domingo una visita de tres días en su condición de embajador de buena voluntad del Programa de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), hizo énfasis en destacar la "fuerza" y la "imagen" proyectada por Obama en favor de Estados Unidos.

El legendario velocista y saltador de longitud defendió también sus aspiraciones de ser senador por Nueva Jersey, a lo que se oponen los republicanos por considerar que no cumple con los requisitos del estado de vivir al menos cuatro años allí.

"La carrera más fácil es la que no se corre, no espero que sea borrado para la elección, para esto tengo un pensamiento: 'no dejes que la verdad se entrometa en una buena historia', creo que voy a estar en la boleta", expresó Lewis, quien ya ganó las primarias del Partido Demócrata para presentarse a la elección.

Lewis, ganador de ocho oros olímpicos y nueve títulos mundiales, demostró en la conversación especial interés por el caso de Haití, país que visitará mañana, lunes, en labores similares a las cumplidas en República Dominicana.

"Lo que he oído y lo que sé sobre Haití es que tiene gravísimos problemas, de deforestación y todo lo demás, pero creo que República Dominicana, la comunidad internacional y Haití deben trabajar unidos en favor de que este país puede mejorar su situación económica y social, para beneficio de su gente y de todos los habitantes de esta isla", afirmó.

Lewis, sin embargo, fue más lejos en sus apreciaciones sobre el Estado haitiano y reclamó que el mundo cumpla con las promesas que le hizo a Haití a raíz del terremoto de enero de 2010.

"Lo que sabemos es que las promesas han sido incumplidas, el pueblo haitiano quiere salir hacia el desarrollo, pero no puede hacerlo solo sin la ayuda de los demás países, cuando esté en Haití y cuando regrese a mi país voy a llamar la atención sobre esto, voy a elevar mi voz para exigir que los problemas de ayuda sean cumplidos", enfatizó.

Como embajador de buena voluntad de la FAO, Lewis trabaja en favor de enfrentar el hambre en el mundo, pero admitió que la carrera contra ese flagelo es "mucho más lenta" que las que él ejecutó en las pistas.

El exvelocista de 49 años no quiso emitir su opinión en torno a la rivalidad en las pistas del jamaicano Usain Bolt y el estadounidense Tyson Gay.

"No acostumbro hacer predicciones sobre temas deportivos, porque soy prudente y lo que digo es tomando en cuenta y tiene mucho valor (...) naturalmente, como soy de Estados Unidos, me gusta que los corredores de mi país ganen, pero aparte de ese criterio general no hago más valoraciones", dijo.

En ese sentido, Lewis afirmó que no anda buscando el próximo gran atleta de las pistas, sino que su misión está enfocada en prodigar la educación integral, y que como tal la ejecuta desde su labor como entrenador atlético en la educación secundaria estadounidense.

"Creo en la formación integral de los niños y jóvenes, en mis labores como entrenador hago énfasis en eso, porque creo que es la mejor forma de hacer mejores ciudadanos, en todos los sentidos", acotó.