La Casa Blanca consideró hoy que la polémica generada por las fotos en ropa interior que el legislador demócrata Anthony Weiner envió a mujeres por internet es una "distracción" frente a temas "importantes", como la economía y el empleo.

"El presidente (Barack Obama) cree y en la Casa Blanca creemos que esto es una distracción", dijo el portavoz Jay Carney al referirse al escándalo del congresista neoyorquino Anthony Weiner, quien admitió haber enviado mensajes y fotos, algunos de contenido sexual, a varias mujeres en los últimos tres años.

Carney habló a la prensa a bordo del Air Force One, de camino hacia Durham (Carolina del Norte) donde el presidente estadounidense hablará sobre empleo.

Preguntado sobre si Weiner debería renunciar, Carney señaló que la Casa Blanca considera que el asunto "es una distracción de los importantes asuntos que el presidente necesita acometer y el Congreso necesita llevar a cabo".

"Como el congresista Weiner ha dicho él mismo, su comportamiento fue inadecuado, falto de honradez e inapropiado", dijo el portavoz de la Casa Blanca, quien subrayó que el presidente Obama "está centrado en su trabajo", que es impulsar el crecimiento de la economía y crear nuevos puestos de trabajo.

Algunos líderes de su partido como el "número dos" de la minoría demócrata en la Cámara baja, Steny Hoyer, han pedido la renuncia de Weiner por considerar que el escándalo supone una distracción inoportuna para el partido, de cara a los comicios generales de 2012.

El sábado, la oficina del congresista dijo que Weiner se someterá a un tratamiento profesional y solicitará una breve licencia del Congreso, aunque no habló de renuncia.

La polémica saltó a finales de mayo cuando apareció en su cuenta de Twitter una foto de un hombre en ropa interior al que sólo se le ve la mitad de la cara y que fue enviada a una estudiante universitaria de 21 años en el estado de Washington.

Inicialmente, Weiner negó que fuera él, luego dijo que había sufrido un ataque informático para desprestigiarle y más tarde reconoció que sí la había enviado, a lo cual se sumó que había mantenido conversaciones "inapropiadas" con seis mujeres a través de Facebook.

En días posteriores, salieron a la luz nuevas fotos que aparentemente fueron tomadas en el gimnasio de la Cámara de Representantes de EE.UU. y muestran a Weiner sin camisa, con una toalla en la cintura y la mano derecha en sus genitales.

La líder de la minoría demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, solicitó formalmente una investigación del Comité de Ética sobre la conducta de Weiner.