El vicepresidente Elías Jaua anunció el lunes un plan de ahorro energético para obligar a los consumidores residenciales, comercios, industrias y organismos públicos a reducir el consumo mensual en al menos 10%, ya que lo contrario tendrán recargos en las facturas o suspensión del servicio.

A fin de evitar el "uso inadecuado y excesivo" de la electricidad y lograr la estabilización del servicio nacional, el gobierno reactivó el plan de ahorro energético que impuso durante la primera mitad del año pasado, indicó Jaua a la prensa.

La imposición del plan de ahorro se da luego de tres grandes apagones que se dieron entre abril y este mes en la capital y varios estados del país por "debilidades en la generación" y accidentes que se presentaron en algunas instalaciones, que el gobierno atribuyó a presuntas acciones de "sabotaje".

Algunos analistas y opositores sostienen que los recientes apagones se deben a "insuficiencias" en la capacidad de generación, fallas en el mantenimiento de las instalaciones y "deficiencias" gerenciales.

El vicepresidente dijo que como parte del plan de ahorro se obligará a las industrias, empresas, centros comerciales y grandes comercios, que tengan cargas entre 200 kilovoltio amperio y más un megavoltio amperio, a reducir el consumo mensual en "al menos 10%", respecto a la demanda que tenían para el mismo período de 2009.

El incumplimiento del plan de ahorro generará un "recargo tarifario de un 10% sobre la factura del mes correspondiente, y si reinciden se irá incrementando mensualmente en un 5%", precisó el funcionario.

Varios servicios básicos estarán exentos de la medida, así como servicios informativos, escuelas, universidades y embajadas.

A los consumidores residenciales se les aplicará un recargo de 75% sobre la facturación mensual si "no logran al menos una disminución de su consumo de energía eléctrica del 10%, en comparación con la demanda que tenían para el mismo período del 2009", dijo Jaua.

El recargo tarifario llegará hasta a duplicarse si en vez de reducirse, el consumo sube.

El gobierno estableció también descuentos tarifarios de 10%, 25% y 50% a los usuarios residenciales que disminuyan el consumo mensual entre 10% y más de 20%.

El tope del consumo residencial variará de acuerdo a las regiones del país.

Las industrias, comercios y consumidores residenciales que reincidan en el incumplimiento de los planes de ahorro podrían ser sancionados con la suspensión temporal del servicio eléctrico.

Los organismos públicos quedaron obligados a reducir el consumo y a adquirir equipos de generación eléctrica que deberán utilizar durante la tarde y noche.

Las vallas publicitarias en las calles, que sólo podrán iluminarse entre las 7 y 12 de la noche y se autorizó el uso bombillos y lamparas ahorradoras.

El vicepresidente no precisó cuando entrarán en vigencia las regulaciones ni su tiempo de duración, pero se espera que se activen próximamente luego de su publicación en la Gaceta Oficial.

El ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez, afirmó que la demanda eléctrica ha sufrido un incremento durante este año debido en parte a una "mejor distribución del ingreso" del venezolano, lo que ha llevado la demanda nacional este año a cerca de 17.000 megavatios.

Rodríguez dijo a la prensa que entre septiembre y octubre se espera que la demanda supere los 18.500 megavatios, razón por la cual el gobierno acordó imponer el plan de ahorro.

El ministro informó que el gobierno espera incorporar entre este año y el próximo nuevas unidades que generarán 5.987 megavatios adicionales para cubrir la demanda local.

El profesor de economía petrolera de la Universidad Central de Venezuela, Víctor Poleo, descartó que las fallas que se han presentado en los últimos meses en el país respondan a un aumento del consumo o acciones de sabotaje, y dijo a la AP que el país enfrenta una "crisis" debido a deficiencias en el sistema termoeléctrico, falta de mantenimiento en los equipos, una "desprofesionalización" del sector y problemas de "corrupción".

Poleo, quien se desempeñó entre el 1999-2000 como encargado del sector eléctrico del Ministerio de Energía, afirmó que el plan de ahorro tendrá incidencia negativa sobre las metas de crecimiento económico de este año.

"Hoy la crisis es de mayor dimensión que la del año pasado", acotó.

Venezuela, que es uno de los mayores productores de crudo del mundo, enfrentó a inicios del 2010 una severa crisis eléctrica debido a una prolongada sequía que afectó las principales plantas hidroeléctricas del país, y a deficiencias existentes en el sistema termoeléctrico, lo que llevó al gobierno a imponer severos racionamientos del servicio durante la primera mitad del año.