La fiscal general de Guatemala, Claudia Paz, viajará a México para intercambiar información sobre el cartel de los Zetas con la procuradora general mexicana Marisela Morales.

La asesora de la fiscal general guatemalteca, Yesenia Ordoñez, informó que Paz intenta enriquecer las pesquisas contra un grupo de mexicanos sindicados de varios hechos en Guatemala.

"Se tiene previsto que la fiscal se reúna con la Procuradora de México el miércoles por la mañana, para abordar temas relacionados a narcotráfico, crimen organizado y migración y uno de los temas que saldrá es el de los Zetas" dijo Ordoñez.

El ministro de Gobernación, Carlos Menocal, informó el sábado a periodistas que desde el 2008 se han capturado a 54 presuntos miembros del cartel de Loz Zetas en Guatemala, de los cuales 27 son de nacionalidad mexicana, en su mayoría originarios de la ciudad de Xalapa, la capital Veracruz, a 300 kilómetros el este del Distrito Federal. Los capturados coinciden en ser "jóvenes en un rango de 25 años, de bajos recursos".

Según Menocal, a los Zetas se les han incautado en lo que va del año aproximadamente media tonelada de cocaína.

Uno de los 14 capturados el 4 de junio en seis allanamientos realizados por las autoridades en Cobán, la cabecera de Alta Verapaz ubicada a 70 kilómetros al noroeste de la capital, es el mexicano Salvador Argüelles Briones, a quien le confiscaron un teléfono celular que contenía una filmación en la que el detenido aparece, cuchillo en mano decapitando al fiscal Allan Ikander Stwolinsky Vidaurre, quien apareció muerto, descuartizado, a fines de mayo.

En el video que dura unos 50 segundos, que una fuente del ministerio de Gobernación le mostró a la AP bajo condición de anonimato porque el proceso está bajo reserva judicial, Argüelles aparece sin camisa y en pantalones vaqueros, en un cuarto oscuro, prácticamente sentado sobre la cara de Stwolinsky, cortándole el cuello.

En otras fotografías, el mexicano aparece sosteniendo con una mano la cabeza de otra persona y también una imagen que él mismo se tomó con lo que parece ser un corazón humano cerca de su boca, simulando comérselo.

Stwolinski participó en un operativo en el que las autoridades se incautaron en marzo de 434 kilos de cocaína que habrían pertenecido a Los Zetas.