El expresidente colombiano Álvaro Uribe reiteró hoy sus críticas a la recientemente rubricada Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras, y lamentó el "deterioro" de la seguridad en buena parte del país.

Tras negar que esté distanciado del presidente Juan Manuel Santos, quien fue su ministro de Defensa, reconoció, sin embargo, que, si bien, no se está desmontando la "seguridad democrática", subrayó que "en la práctica sí, porque hay deterioros en muchas partes del país".

Uribe, que dedicó esfuerzos a la "política de seguridad democrática", una de sus banderas en buena parte de sus dos períodos de Gobierno (2002-2010), así lo señaló en una entrevista publicada por el diario La Tarde, de la ciudad de Pereira (centro oeste).

Criticó la Ley de Víctimas que Santos rubricó el pasado viernes en presencia del secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban ki-moon.

"Santos, como ministro, se opuso a la Ley de víctimas. No pudimos sacarla adelante porque había aspiraciones de la oposición (...) que no podíamos cumplir", señaló Uribe.

Y remarcó que "no se puede tratar lo mismo a las Fuerzas Armadas que a los victimarios guerrilleros y paramilitares", por cuanto la norma no discrimina entre víctimas de los grupos armados o de la fuerza pública.