El Consejo de Seguridad de la ONU pidió hoy la eliminación de las minas antipersonales que todavía quedan en Chipre, animó a las partes allí enfrentadas a acelerar el diálogo para reunificar el país y amplió por seis meses el mandato de la misión de paz del organismo en la isla mediterránea.

Los 15 miembros del máximo órgano internacional de seguridad aprobaron una nueva resolución que aboga porque los dirigentes chipriotas den "mayor impulso a las negociaciones" y participen "de manera constructiva y abierta" en encontrar "aspectos convergentes", al tiempo que trata aspectos clave como la limpieza de minas.

El Consejo de Seguridad pidió así a las partes enfrentadas a que permitan "el acceso de los desminadores" y faciliten "la eliminación de las minas que quedan en Chipre dentro de la zona de amortiguación", así como que amplíen las operaciones de desminado fuera de esa zona divisoria.

La resolución, presentada por Estados Unidos, Rusia, Francia y Reino Unido, alarga la misión de paz de la ONU en Chipre (UNFICYP) por seis meses más, hasta el 15 de diciembre de 2011.

La misión, activa desde 1964 para frenar los enfrentamientos entre grecochipriotas y turcochipriotas, cuenta con 858 militares y 68 policías, que se encargan de supervisar el cese de las hostilidades entre las dos comunidades, patrullar la zona divisoria y realizar tareas humanitarias.

La resolución del Consejo de Seguridad, que aboga porque "se siga avanzando hacia una solución global y duradera", trata una vez más de promover el diálogo y respaldar así los intentos personales del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en los últimos meses para evitar el colapso del proceso de negociación iniciado en 2008.

Se pide a las partes mejorar "el clima político en que se desarrollan las negociaciones, incluso procurando que los mensajes públicos se centren en los aspectos convergentes y el rumbo futuro", por lo que solicita a las partes que transmitan "mensajes más constructivos y armonizados".

La resolución también apuesta por "aumentar la participación de la sociedad civil" en el proceso de negociación e insta a las partes a aplicar "medidas de fomento de la confianza", entre las que estarían algunas de corte militar así como la apertura de nuevos puntos de paso.

El Consejo pidió a ambas partes además que estén "más dispuestas" a cumplir los requisitos de exhumación de los restos mortales de las fosas comunes en toda la isla, según establece el Comité sobre las Personas Desaparecidas, "incluidas las zonas militares del norte".

La división de Chipre se prolonga desde 1974, tras la invasión del tercio norte por el Ejército turco en respuesta a un golpe de Estado grecochipriota que buscaba la anexión a Grecia.

La República de Chipre, de mayoría griega, tiene el reconocimiento de la comunidad internacional, y desde 2004 es miembro de la Unión Europea (UE), mientras que la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre (RTNC) sólo es reconocida por Turquía.