El actor estadounidense Danny Glover abogó hoy en La Habana por rescatar los aportes de la cultura africana para la humanidad como parte de "un gran proyecto colectivo".

"Nuestra responsabilidad va mucho más allá de representar a los afrodescendientes, abogar por los temas relacionados con ellos, sino abordar la vida de aquellos miles de millones que nosotros también representamos", apuntó Glover en el seminario "Cuba y los pueblos afrodescendientes en América".

Glover, en su calidad de embajador de Buena Voluntad del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), participó en la apertura de la cita académica del sistema de Naciones Unidas, a la que asisten investigadores e intelectuales de Estados Unidos, Brasil, Puerto Rico y Uruguay.

En su disertación, unas horas antes de concluir una estancia de dos días en La Habana, Glover consideró necesario identificar proyectos para rescatar los aportes que ha legado la cultura africana a la de los países latinoamericanos y del Caribe.

"Estamos en una etapa en la que los afrodescendientes de todo el mundo estamos visibles y es un gran proyecto, no es un proyecto de un país individualmente, sino es un proyecto colectivo", afirmó.

Glover resaltó que la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha dedicado 2011 como el "Año Internacional de los Afrodescendientes" y en los seis meses transcurridos este, dijo, es el primer evento al que asiste "que trata con seriedad de este tema".

Desde su llegada a La Habana el pasado fin de semana, Glover y su esposa, la intelectual brasileña Elianne Cavalleiro, visitaron varios proyectos vinculados al programa de cooperación de UNICEF en Cuba.

El actor norteamericano, de 63 años, ha visitado Cuba en varias oportunidades, la anterior fue en 2009 cuando presidió junto a su colega Harry Belafonte la apertura de la oficina de la Muestra Itinerante de Cine del Caribe.