El 17,6 por ciento de los niños y adolescentes argentinos de entre 5 y 17 años que viven en ámbitos urbanos trabaja, según un informe divulgado hoy por la Universidad Católica Argentina (UCA).

Se trata de niños y adolescentes que realizan actividades domésticas de modo intensivo, que trabajan ayudando a su padres en un empleo por su cuenta para ganar dinero o que hacen trabajos como empleados o aprendices.

Según el informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, que elaboró la UCA sobre datos correspondientes al segundo semestre de 2010, alrededor del 8,2 por ciento de los menores de 17 años ejecuta labores domésticas intensivas como cuidar hermanos, hacer la comida y atender diferentes aspectos del hogar.

En tanto, un 12,3 por ciento realiza trabajos no domésticos, empleado en alguna actividad por su cuenta para ganar dinero o trabaja como empleado o aprendiz.

Según el informe, a medida que desciende el estrato socioeconómico, aumenta la tendencia a realizar trabajo doméstico intensivo y trabajo no doméstico.

"El trabajo en la niñez y adolescencia afecta la inclusión educativa, aumenta la probabilidad de rezago educativo y la probabilidad de ausentismo escolar", afirma el informe.