Costa Rica aspira tener vigente el tratado de libre comercio con China en julio, luego de que la presidenta Laura Chinchilla sancionó el lunes el acuerdo.

La ministra de Comercio Exterior, Anabel González, explicó que del lado costarricense resta la publicación en el diario oficial La Gaceta. Las dos naciones además deben girar instrucciones a sus respectivos sistemas de aduanas para actualizar los programas con las desgravaciones acordadas en el convenio.

De no poder cumplir estos pasos antes del fin de julio, la vigencia quedaría pospuesta para enero del 2012, por reglas previas establecidas por el gobierno chino. "Pero estamos confiados en que todo estará listo en julio", apuntó González poco después que la mandataria Chinchilla estampara su firma en el documento.

El convenio fue ratificado por el Congreso a fines de mayo, cuatro años después de la apertura de relaciones diplomáticas entre Costa Rica y China. Desde entonces, el gigante asiático pasó a convertirse en el segundo socio comercial del país, con exportaciones por 1.275 millones de dólares al año.

"Este tratado entre una gran nación como China y una pequeña como Costa Rica se convierte en un instrumento además para mejorar la inversión y acercar la relación no solo comercial sino también la política", expresó Chinchilla durante el acto de sanción de la ley.

Tanto el embajador chino Li Changhua como el viceministro de la Administración de Calidad y Cuarentena, Wei Chuanzhong, resaltaron la complementariedad de las economías costarricense y de China, augurando que el acuerdo servirá "como un incalculable recurso" para fomentar las exportaciones desde ambos lados.

Durante el acto también se firmó el protocolo sanitario para las exportaciones de carne de res, lo que fue aplaudido por representantes del sector privado asistentes al evento.

"El TLC es un buen instrumento pero este protocolo de hoy demuestra que se requieren más cosas, como la coordinación entre entes estatales para poder cumplir esos protocolos, porque son procesos de varios años", dijo a la AP el vicepresidente de la Cámara de Exportadores, Sergio Navas.

Resaltó que en el mercado chino existe "una gran oportunidad de negocios para productos alimenticios, como la carne de res pero para eso hay que conocer el mercado, que es muy grande y los exportadores costarricenses solo lo pueden accesar por nichos específicos, como lo serían diferentes ciudades".

Datos aportados por la ministra de Agricultura y Ganadería, Gloria Abraham, indican que el hato en China crece a un 1,7% anual, pero la demanda de la carne de bovino aumenta a un ritmo de 5,7% por año.

"Por eso vemos una oportunidad muy clara que a la vez será un enorme desafío para nuestros productores", indicó la jerarca.

Dijo que apuran el trabajo para pronto tener listos los protocolos sanitarios para cumplir con los requisitos en esa área que pide China para las carnes de pollo y cerdo, así como para los lácteos.

Costa Rica es la única nación centroamericana que tiene relaciones oficiales con China, por lo que el gobierno espera que el tratado además convierta al país en un puente para la entrada y distribución de productos chinos a la región. "Costa Rica fue el pionero y ya otros países vecinos han mostrado interés en conocer cómo avanzamos en este proceso", comentó la ministra González.