El saxofonista estadounidense Clarence Clemons, integrante de la banda que acompaña a Bruce Springsteen, muestra señales de recuperación tras el derrame cerebral que sufrió, señalaron hoy medios digitales.

Clemons, de 69 años, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones en un hospital de Florida tras sufrir un derrame cerebral que le produjo al parecer la parálisis del lado izquierdo de su cuerpo, señaló FOX 5 News en su página digital.

Según una fuente cercana al saxofonistas de la E Street Band, Clemons "ayer no se veía bien en absoluto", pero hoy se haya en mejores condiciones de lo que se esperaba y "sus signos vitales están mejorando" también, recogió la página de internet backstreets.com, el sitio de los seguidores de la banda y Springsteen.

"Su lado izquierdo estaba paralizado, pero ahora aprieta cosas con sus mano izquierda", señaló un amigo cercano al músico negro conocido como "Big Man", quien agregó que los próximos cinco días serán críticos para la salud del músico, aunque él, indicó la fuente, es un "luchador".

Todavía no se ha divulgado una declaración oficial sobre el estado del músico ni se ha dado a conocer cuándo sufrió éste el derrame cerebral.

El saxofonista había tenido diferentes patologías en los últimos años, entre otras una doble operación de rodilla, aunque eso no le había impedido colaborar en el último álbum de Lady Gaga ("Born This Way") e incluso actuar con la cantante estadounidense en el programa "American Idol".

El famoso músico, reconocido por su potente sonido al saxo, actuó con Springsteen y la E Street Band en diciembre pasado en Asbury Park's Carousel House en una grabación especial para internet.

Su potente sonido, una de las señas de identidad de la banda, es claramente reconocible en canciones tan emblemáticas de Springsteen como "Born tu Run", "Badlands" y "Jungleland".

Lady Gaga escribió hoy en la red social Tweeter que "su muy cercano amigo y músico en 'The Edge of Glory', Clarence Clemons, está muy enfermo".

En febrero pasado, Clemons dijo a la revista Rolling Stone que su deseo era continuar la giras con Springsteen tanto como fuera posible.

"Mientras mis boca, manos y cerebro funcionen, estaré ahí afuera tocando", señaló a la revista.