El presidente mexicano, Felipe Calderón, instó hoy a cerca de 4.000 egresados de la Universidad de Stanford a que eviten "la ola de mediocridad", al tiempo que destacó la lucha de su país por la democracia.

Calderón, que realiza una visita de trabajo en Estados Unidos, fue el orador principal en la 120 ceremonia de graduación de 3.946 estudiantes de la Universidad Stanford, que fue transmitida en la página web de la institución en Palo Alto (California).

"No teman navegar en contra del viento y evitar la ola de mediocridad que paraliza las mejores causas del mundo", dijo Calderón en inglés en su discurso de 18 minutos, en el que también les aconsejó que vivan "acorde a sus ideales".

El mandatario mexicano señaló que los nuevos graduados tienen la "gran" responsabilidad de convertise en "agentes para el tipo de cambio positivo que este mundo necesita, con el talento y el valor de actuar y lograr lo que muchos han dicho que es imposible".

En ese sentido, pidió que los futuros profesionales "luchen por las buenas causas y defiendan sus principios frente a la adversidad".

Al relatarles una anécdota personal y sin mencionar directamente al Partido Revolucionario Institucional (PRI), Calderón señaló que, cuando tuvo su edad, "México aún tenía un régimen autocrático, todos sus gobernadores estatales y todos los senadores eran del mismo partido, durante muchas décadas ese solo partido controlaba todo".

El partido controlaba los medios de comunicación, la enseñanza en las escuelas y hasta "qué conciertos de rock se permitían", continuó Calderón, al describir los "momentos difíciles" que vivió su país.

"Cuando los estudiantes como ustedes protestaban eran masacrados, muchos oponentes del régimen simplemente fueron desaparecidos. Sin embargo, en el país permaneció viva la esperanza y hubo una lucha decidida y pacífica en aras de la democracia", enfatizó Calderón, al recordar que su propio padre organizó a la oposición en Morelia.

Para Calderón, la lista de retos que enfrenta la generación actual incluye el cambio climático, la protección de los derechos humanos, la migración en busca de mejores oportunidades, la pobreza, el terrorismo, pandemias, crisis económica y desempleo.

También el crimen organizado y el narcotráfico que, combinado con la "insaciable avaricia" del contrabando de armas, han cegado la vida de "demasiados jóvenes en mi propio país y en todo el mundo", subrayó Calderón.

Por su parte, el presidente de Stanford, John Hennessy, elogió los logros del Gobierno de Calderón y afirmó que durante su mandado las relaciones entre Estados Unidos y México "se han fortalecido".

La ceremonia en Stanford estuvo precedida por un colorido desfile de los estudiantes de licenciatura y posgrado de la universidad, muchos de ellos portando banderas de varios países de América Latina, entre ellos México, Colombia y Perú.

"Felicidades, estamos muy orgullosos de ustedes", dijo Calderón en español, al dirigirse a los graduados.

El sábado, durante un encuentro con la comunidad mexicana en San José (California), Calderón dijo que su Gobierno busca desalentar la emigración ilegal hacia EE.UU., y que ésta no terminará con muros y leyes antiinmigrantes sino mediante la creación de oportunidades económicas en su país.