El buque oceanográfico Hespérides de la Armada española llegó hoy a Cartagena (Colombia) tras finalizar la sexta etapa de su vuelta al mundo, en la que sus científicos descubrieron que a cierta profundidad del océano Pacífico tropical central las concentraciones de oxígeno son muy bajas.

En su recorrido entre las islas de Hawai y Panamá, a través del Pacífico, los científicos observaron que en las capas de agua intermedias ubicadas entre los doscientos y mil metros de profundidad se estaría presentando una hipoxia, fenómeno que se asocia con la mortalidad y huida de peces de estas zonas oceánicas.

Aunque es normal que a ciertas profundidades el oxígeno sea escaso por la falta de luz solar, el jefe científico de la sexta etapa de la expedición, Rafel Simó, indicó en un comunicado que están "sorprendidos" por lo que está ocurriendo en el Pacífico.

Es, dijo, "algo que no habíamos visto en las anteriores etapas de la expedición Malaspina".

La Malaspina es un proyecto encabezado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) español para evaluar el impacto del cambio global en el océano y estudiar su biodiversidad.

En el proyecto participan más de 400 científicos de todo el mundo liderados por Carlos Duarte, del CSIC.

La expedición, cuyo presupuesto alcanza los seis millones de euros, es una acción del programa español Consolider-Ingenio 2010, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y en el que trabajan 27 grupos de investigación del CSIC, el Instituto de Oceanografía, 16 universidades y la Armada de España.

El Hespérides permanecerá atracado en el puerto de Cartagena durante una semana, en la que sus tripulantes ofrecerán diversos actos y conferencias, además de una rueda de prensa para explicar los detalles de la sexta etapa de la expedición Malaspina.

El buque recogerá en esta ciudad del norte de Colombia a un nuevo grupo de científicos con los que partirá el próximo 19 de junio rumbo a España, para comenzar la última etapa de la expedición Malaspina.