Brasil, considerado uno de los países emergentes más influyentes, mantuvo el lunes el misterio sobre a quién apoyará en la selección este mes del nuevo director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El ministro Guido Mantega dijo a periodistas que el gobierno no ha decidido a cuál de los tres candidatos postulados dará su voto cuando se escoja al sucesor del renunciado francés Dominique Strauss-Kahn.

"Estamos evaluando a los candidatos y en el momento indicado vamos a decidir", declaró Mantega. "Estoy discutiendo aún con los otros ministros para que tengamos una decisión en conjunto".

La ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, y el presidente del Banco Central de México, Agustín Carstens, visitaron Brasil para promover su candidatura al cargo de director gerente del FMI. Un tercer aspirante, el israelí Stanley Fischer, no ha visitado Brasil.

Durante las visitas de los candidatos, Mantega defendió que el sustituto de Strauss-Kahn sea escogido por mérito y por su compromiso con las reformas en el FMI para dar más poder a los países emergentes en la toma de decisiones, y no por nacionalidad.

Desde su fundación en 1944, el Fondo ha sido dirigido por un europeo mientras que el Banco Mundial, la otra gran institución financiera global, siempre ha sido presidido por un estadounidense.

Al recibir a Carstens el 1 de junio, Mantega celebró la presencia de un candidato de país emergente como una forma de romper con la tradición de que el FMI sea encabezado por un europeo, pero no llegó a manifestar su apoyo al mexicano.

La elección del director gerente del organismo financiero está programada para el 30 de junio.