La ceremonia de los premios Tony reveló que fue una temporada particularmente competitiva en Broadway, pero una comedia musical que ni siquiera pudo ser candidata proyectó su sombra — o telaraña — sobre la ceremonia.

En una noche en la cual la histérica y profana "The Book of Mormon" fue la gran ganadora, el problemático "Spider-Man: Turn Off the Dark" recibió atención tanto positiva como negativa durante los premios Tony el domingo.

Una parte del musical fue interpretada, en un acto inusual para una obra que aún no ha sido estrenada, y sus famosos compositores, Bono y The Edge, le hicieron publicidad.

Por supuesto, hubo también chistes de "Spider-Man", sin los cuales ninguna ceremonia de premios sería completa.

Hubo hasta chistes sobre los chistes de "Spider-Man". El presentador Neil Patrick Harris dijo que se limitaría a un ronda de 30 segundos, y provocó muchas risas con una broma sobre la directora original de la obra, que fue despedida en marzo.

"Julie Taymor sabía que todo había terminado cuando se despertó y encontró la cabeza de 'War Horse' en su cama", dijo.

Hasta Bono hizo chistes, recordando que él y The Edge "fuimos una vez famosos por estar en U2". Luego presentó a Reeve Carney y Jennifer Damiano, quienes interpretan los papeles de Peter Parker y Mary Jane Watson, y una nueva balada que cantan en la revisada obra.

¿Y el hombre araña mismo? No apareció.

La amplitud de los nominados y ganadores el domingo, sin embargo, demostró que Broadway tiene mucho que ofrecer aparte de héroes de historieta.

Por encima de todos estuvo "Mormon", el gran éxito de Broadway este año. Se llevó a casa nueve premios Tony incluida la de mejor obra musical, por su irreverente pero bien intencionada historia de dos misioneros mormones que llegan a Uganda y se encuentran con mucho más de lo que se esperaban, incluyendo caudillos belicosos, pueblos enteros infectados con sida y un chiste recurrente sobre un gusano en el escroto de un hombre.

"War Horse," un cuento de la Primera Guerra Mundial interpretado con marionetas magníficas, ganó cinco Tonys, incluida la de mejor obra dramática. El reestreno de la innovadora obra de Larry Kramer sobre el sida, "The Normal Heart", ganó tres, al igual que "Anything Goes" de Cole Porter, que contó con la estupenda Sutton Foster, quien gano el premio de mejor actriz en un musical.