La comunidad puertorriqueña celebró hoy su presencia y aportes a EE.UU. en diversas áreas con su tradicional y colorido desfile en el que marcharon a lo largo de la Quinta Avenida, donde gritaron con orgullo "Yo soy boricua pa'que tú lo sepas".

El Desfile Nacional Puertorriqueño, en su edición 54, es el primer evento masivo que se lleva a cabo en Nueva York tras la muerte de Osama bin Laden, líder de Al Qaeda y autor intelectual de los atentados del 11-S que derrumbaron las torres gemelas que ocasionaron más de 2.000 muertes en la Gran Manzana.

Sin embargo, el número de policías que prestaron hoy vigilancia no pareció ser mayor que en años anteriores y, según la presidenta del evento, Madelyn Lugo, "todo se coordinó sin problemas" con las autoridades.

Desde temprano en la mañana, miles de puertorriqueños portando su bandera roja, azul y blanca o vestidos con los colores de su monoestrellada se colocaron a lo largo de la famosa Quinta Avenida para observar más de 80 carrozas y 80.000 personas que a su paso gritaban "boricua" (como se conoce también a los puertorriqueños) provocando el furor de sus compatriotas que hacían sonar sus trompetas y silbatos.

Helga Martínez y Conney Cruz viajaron desde Virginia junto a una veintena de personas para presenciar, por primera vez el desfile, y gritar con orgullo "yo soy boricua".

"Estamos aquí desde las ocho de la mañana (12.00 GMT) y está perfecto", dijo Cruz a Efe.

El desfile comenzó con el tradicional corte de cinta a cargo del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y los organizadores, acto que contó además con el gobernador del estado, Andrew Cuomo, los congresistas Nydia Velázquez y Kirsten Gillibrand y otros políticos locales, así como con el actor John Leguizamo, quien hoy fue el embajador mundial de las artes y que se detuvieron para saludar a las autoridades eclesiásticas frente a la catedral de San Patricio.

Este evento, que cada año convoca a unas dos millones de personas, tanto puertorriqueños como otros latinos que ya han hecho suyo el multitudinario desfile, contó hoy con la participación de los salseros Tito Nieves y Frankie Negrón, de El Gran Combo de Puerto Rico, que fueron elegidos los reyes del festejo, y el reguetonero Tito El Bambino, entre otros cantantes que provocaron la euforia de sus admiradores.

El público saludó además a tres de las cinco Miss Universo que ha tenido Puerto Rico: Marisol Malaret, la primera que ganó el título en 1970; Dayanara Torres (1993) y Zuleyka Rivera (2006), quienes unieron sus esfuerzo en apoyo a la organización nacional sin ánimo de lucro Covenant House, un albergue para niños.

No faltaron tampoco personajes del folclor puertorriqueño como los cabezudos y los vegigantes con su ropa y máscaras de brillantes colores.

Como cada año, la salsa, así como la bomba y plena -ritmos autóctonos de la isla- se apoderaron de la famosa avenida haciendo que el público contorneara sus cuerpos durante el desfile, que se realizó bajo el lema de "Celebrando la belleza natural de Puerto Rico".

Defensores de la ecología de la isla caribeña pidieron hoy apoyo de los puertorriqueños en EE.UU ante la amenaza de extinción de varias especies en la isla, que estuvieron representadas en personajes de la carroza de la organización ambientalista Sierra Club.

El desfile se realizó dos días antes de que el presidente de EE.UU, Barack Obama, viaje a Puerto Rico, el primer mandatario de este país que visita la isla en gestiones oficiales desde 1961, algo que hoy no olvidaron políticos puertorriqueños como la congresista Velázquez y el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz, que pidieron que no se olvide de las necesidades de sus compatriotas.

"Hoy celebro a los pioneros, a los puertorriqueños que abrieron la puerta para otros como yo en la política y por eso pido al presidente Obama que su visita no sea simbólica, sino que le dé a nuestros compatriotas la asistencia económica que necesitan porque hay mucho desempleo en la isla", afirmó Díaz.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino