El partido nacionalista palestino Al Fatah, que dirige el presidente Mahmud Abás, presentará al actual primer ministro, Salam Fayad, como su candidato a encabezar el gobierno de unidad nacional que acordará con el islamista Hamás.

"No es ningún secreto que Fayad siempre fue el candidato de Abás pero, evidentemente, tendrá que elegirse una opción de consenso y tendrán que valorarse más nombres", dijo a Efe una fuente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) que pidió no ser identificada.

Esa fuente considera que el actual primer ministro, un economista que goza de la confianza de Occidente e impulsa desde hace dos años el proyecto de construcción de las instituciones estatales palestinas, tiene muchas probabilidades de mantenerse en el cargo, porque "Hamás no está en posición de poner muchas condiciones".

Los islamistas "no tienen ahora mismo una posición de fuerza para imponer su candidato, porque su principal apoyo (Siria) está sumido en una gran crisis y cualquier beneficio que puedan obtener para Gaza pasa por la colaboración con Al Fatah".

Las dos principales facciones palestinas firmaron el pasado mayo un acuerdo de reconciliación que puso fin a cerca de cuatro años de división política palestina, tras la crisis que siguió a la toma del poder por la fuerza de los islamistas en junio de 2007, un año después de que ganasen las elecciones generales.

La designación de Fayad como candidato puede suponer un escollo en el camino de la reconciliación, pues Hamás ha reiterado en varias ocasiones su oposición a participar en un Ejecutivo de unidad encabezado por él.

Según una encuesta difundida por la agencia oficial palestina Wafa, un 44,4 por ciento de palestinos cree que Fayad es el candidato más indicado para dirigir el próximo gabinete, frente al 12,3 por ciento opta por Jamal al Judare, un diputado de Gaza cercano a Hamás, y otro 5,3 por ciento se inclina por Mazen Sunukrut, empresario y ex ministro de Economía.

El estudio, elaborado por el Centro de Medios y Comunicación de Jerusalén (JMCC), muestra también que más de la mitad de palestinos prefiere un gobierno formado por independientes, que no pertenezcan a ninguno de los dos principales partidos.