Newt Gingrich, precandidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, intenta hoy dar nuevos bríos a su atribulada campaña electoral, tras la renuncia de sus principales estrategas y asesores.

"Estoy comprometido con la campaña sustancial y enfocada en soluciones que lancé anteriormente (...) la campaña tendrá un nuevo comienzo este domingo en Los Ángeles", dijo Gingrich en un mensaje colocado en su página de Facebook.

Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y prominente figura del movimiento conservador, tiene previsto pronunciar un discurso hoy sobre política exterior en un hotel de Beverly Hills, en California, ante la Coalición Republicana Judía (RJC, en inglés).

El encuentro en el Hotel Beverly Hilton, el primero desde la renuncia de sus principales estrategas, contará también con la participación de los legisladores republicanos Ileana Ros-Lehtinen y Kevin McCarthy.

Apenas un mes después de haber lanzado su campaña, Gingrich afrontó su primer revés con la renuncia de prácticamente toda la cúpula de su campaña electoral debido a disputas sobre el rumbo y estrategia de la campaña, según se informó el jueves pasado.

El súbito éxodo de 16 estrategas y asesores -incluyendo el director y el portavoz de su campaña, Rob Johnson- ha dado un sentido de urgencia a quienes permanecen al lado de Gingrich, un acérrimo crítico del presidente estadounidense, Barack Obama, en particular de su política exterior hacia Oriente Medio.

Lo grave de la renuncia masiva sin precedente, según observadores, es que la mayoría de los estrategas se encontraba sobre el terreno en Iowa, New Hampshire y Carolina del Sur, estados clave para la contienda electoral de 2012.

Bajo el sistema electoral estadounidense, se requieren al menos 270 votos del Colegio Electoral para ganar la Presidencia y esos estados tienen mucho peso político.

Aunque la clase política lo ha descartado como un candidato viable para la Casa Blanca, Gingrich ha insistido en días recientes en que continuará la batalla y que, de ser posible, "reinventará" el arte de hacer campaña nacional.

"Hay una diferencia estratégica fundamental entre la forma tradicional de hacer campaña con consultores y el tipo de campaña que quiero realizar", explicó Gingrich el viernes pasado a los periodistas acampados afuera de su residencia en Virginia.

"Ya veremos en el próximo año quién tiene la razón", prometió Gingrich, cuya campaña busca centrarse en la movilización de votantes conservadores, el uso de las redes sociales y nuevos medios y actos no tradicionales.

Uno de sus nuevos portavoces, Joseph DiSantis, dijo a la prensa que el objetivo de ahora en adelante es "elaborar una estrategia en torno a Newt, en vez de hacerlo encajar en una estrategia".

Tras su discurso de esta noche, Gingrich tiene previsto participar mañana por la noche en un debate republicano en New Hampshire, junto con los exgobernadores Mitt Romney y Tim Pawlenty, de Massachusetts y Minesota, respectivamente.

Además de Gingrich, Romney y Pawlenty, el exsenador Rick Santorum y el empresario Herman Cain han anunciado su intención de buscar la nominación republicana a la Presidencia.