Centenares de mujeres hondureñas de diversos sectores participaron hoy en Tegucigalpa en la denominada "Marcha de las putas", promovida en varios países de América para condenar la violencia sexual.

"Estamos rechazando los prejuicios que se forman, especialmente los hombres, y mujeres también, en función de la vestimenta que usamos", dijo a Efe la periodista Sandra Maribel Sánchez, una de las participantes en la manifestación.

La marcha inició en un bulevar al este de la capital hondureña y terminó en el centro de la ciudad.

Algunas de las manifestantes marcharon luciendo escotes, minifaldas, tacones, maquilladas y con gafas, entre otros atuendos, mientras que otras lo hicieron de pantalón y portando mensajes como "No es no", "Alto" y "No veas putas donde hay mujeres libres".

"Este día hemos venido ataviadas con alguna indumentaria que las trabajadoras comerciales del sexo utilizan y lo hacemos con el propósito de romper ese mito que hay acerca de que quienes se dedican a esa actividad tienen que vestir de determinada forma", explicó Sánchez.

Luz Elena Andino, una profesional de las leyes, indicó a Efe que le ha parecido "maravilloso que en Honduras se realice este tipo de marchas" porque las mujeres necesitan que les respeten sus derechos.

"Necesitamos que nos den nuestros derechos que por ley ya los tenemos, pero los hombres no nos respetan así andemos con una blusa hasta el cuello o falda larga o vestido largo", añadió Andino, quien participó con su rostro completamente pintado de blanco.

Una funcionaria del Sistema de las Naciones Unidas, Mildred Tejada, subrayó que ninguna persona tiene derecho a decirle "un piropo obsceno" a las mujeres.

Agregó que "la palabra puta no suena bien en Honduras, genera rechazo" y "reacciones muy importantes", pero aseguró que se debe "profundizar en la palabra 'puta' porque es una ofensa a todas las mujeres independientemente de la profesión que realicen".

Otra de las manifestantes, Ana Elsy Mendoza, quien ya es abuela, es de la opinión que "a la mujer se le debe respetar en cualquier espacio".

"No importa cual es su espacio, usted al salir a la calle tiene que ir con seguridad, no tiene porque andar con miedo", subrayó Mendoza mientras dialogaba con otras participantes en la marcha, en la que la mayoría de las mujeres eran jóvenes.

En la protesta, promovida por el Movimiento de Mujeres Feministas y el grupo Hondureñas Autoconvocada, algunas fueron acompañadas por sus esposos, mientras que otras llegaron con hijos.

Las organizadoras de la marcha explicaron que la protesta es en respuesta a un jefe policial de Toronto (Canadá), que expresó que si las mujeres no quieren ser víctimas de violencia, "no deben vestirse como putas".