Las autoridades de socorro dominicanas informaron hoy sobre la reducción de las lluvias, que causaron al menos cinco muertes en una semana, pero alertaron a la población sobre una intensa ola de calor que puede acarrear serios problemas para la salud.

La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) informó que en los dos últimos días la temperatura en el país ha variado entre los 34 a 35 grados celsius.

Los organismos de defensa civil dieron por terminada el alerta roja vigente en la última semana en varios puntos del país por las lluvias, pero dieron a conocer que permanecen 80 casas inundadas en la comunidad de Palo Verde en Montecristi (noroeste), debido a la crecida del río Yaque del Norte.

Asimismo, permanecen incomunicadas en la provincia Duarte (noreste), las localidades de Colorada, Alto de Calpora, Los Contreras y Los Rieles de Villa Rivas.

Las dificultades meteorológicas han afectado, en ese sentido, a 2.425 familias, desplazado a 539 personas y destruido 30 viviendas de un total de 2.182 averiadas, detalló el Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

Mientras, las autoridades de salud locales alertaron sobre las altas temperaturas registradas en las últimas horas, con el propósito de evitar muertes y problemas de salud en la población.

El Ministerio de Salud Pública recomendó el consumo de comidas ligeras y refrescantes como frutas y vegetales por su alto contenido de agua, fibra, vitaminas y otros nutrientes.

Asimismo, recomendó ingerir líquidos con mayor frecuencia, en particular, si se está expuesto al sol, a la práctica de algún ejercicio o deportes competitivos o actividades recreativas que impliquen consumo de energías.