Las compañías que operan las bolsas de Nueva York y Fráncfort destacaron hoy en la Gran Manzana los beneficios a largo plazo que obtendrán los accionistas de ambas firmas una vez que se complete la fusión pactada por sus respectivos Consejos de Administración en febrero pasado.

"Confiamos en que los beneficios financieros y el potencial de crecimiento a largo plazo de esta fusión reportará beneficios significativos para todos los accionistas", afirmó Reto Francioni, consejero delegado de Deutsche Börse, firma que opera la bolsa de Fráncfort, durante un acto organizado por la firma Sandler O'Neill en Nueva York.

Por su parte, Duncan Niederauer, el consejero delegado de NYSE Euronext, que opera la bolsa de Nueva York, aseguró en ese mismo acto que la nueva compañía que resulte de la fusión podrá hacer frente a las necesidades de los mercados de capital combinando dos de los operadores de bolsa más "respetados" y "exitosos" del mundo.

El Consejo de Administración de NYSE Euronext celebrará el próximo 7 de julio una junta extraordinaria de accionistas para someter a votación la propuesta de fusión con Deutsche Börse.

Mientras, los accionistas de la operadora de la Bolsa de Fráncfort podrán intercambiar hasta el 13 de julio sus títulos por acciones de la nueva compañía, que se llamará Alpha Beta Netherlands Holding (Holdco).

Ambos operadores anunciaron este miércoles que planean repartir un dividendo especial de 2 euros (unos 2,8 dólares) por título entre sus accionistas una vez se complete la fusión.

Los accionistas de Deutsche Börse recibirán 2 euros por cada uno de sus títulos, mientras que a los de NYSE Euronext se les entregarán 0,94 euros (1,3 dólares) por cada una de sus acciones, con lo que el valor total de esta distribución especial de dividendos alcanzará los 620 millones de euros (unos 889 millones de dólares).