La Policía de la sureña región chilena de La Araucanía investiga un ataque con armas de fuego contra un autobús que transportaba trabajadores, ninguno de los cuales resultó herido, informaron fuentes de Carabineros.

El incidente ocurrió en el sector de Chequenco, cerca de la localidad de Ercilla, a unos 570 kilómetros de Santiago y afectó a un vehículo que trasladaba trabajadores de la empresa forestal Mininco, que según radio Bío Bío iba escoltado por una patrulla policial.

Desconocidos apostados a la orilla del camino rural por el que se desplazaba el vehículo dispararon con escopetas contra el mismo, que resultó con el parabrisas y vidrios laterales destruidos, dijo a los periodistas el coronel Manuel Baeza, prefecto de Carabineros (policía militarizada) de la zona.

Tras la agresión, los autores huyeron con rumbo desconocido, dijo la Policía, que desplazó al lugar a expertos para buscar huellas y otros indicios que posibiliten dar con su paradero.

En la zona se han producido desde hace varios años diversos incidentes relacionados con las reclamaciones de tierras de parte de algunas comunidades mapuches y el incidente de hoy es el primero que ocurre desde el pasado jueves, cuando cuatro comuneros presos pusieron fin a una huelga de hambre que se prolongó por 86 días.

Los comuneros demandaban un juicio justo tras ser condenados a penas de prisión en un proceso en el que se emplearon mecanismos de la ley antiterrorista, como testigos sin rostro, lo que a su juicio coartó su derecho a defensa.

Héctor Llaitul, Ramón Llanquileo, Jonathan Huillical y José Huenuche están actualmente en hospital de la localidad de Victoria, en un proceso de recuperación, dijo hoy Natividad Llanquileo, portavoz de los comuneros.

Llaitul fue condenado a 25 años de prisión y los demás a 20 años por atacar a un fiscal y asaltar a un agricultor. La semana pasada, un recurso para anular al juicio fue rechazado por la Corte Suprema, que, sin embargo, rebajó las penas por el ataque al fiscal, de modo que Llaitul quedó con una pena de 14 años y los demás de 8 años.

En declaraciones a radio Cooperativa, la portavoz de los comuneros demandó, además, al Gobierno "una mayor transparencia" en su diálogo con el pueblo mapuche.

"El Gobierno ha dicho que siempre está dispuesto a conversar y nosotros les hacemos un llamado a ellos a tener un diálogo permanente y, lo más importante, que sea transparente, pues hasta el momento no lo hemos tenido", sostuvo.

A su juicio, el Gobierno no ha cumplido un acuerdo que permitió el año pasado que una treintena de comuneros presos terminaran una huelga de hambre que se prolongó por 82 días.

Natividad Llanquileo recordó que en esa ocasión los representantes del Gobierno se comprometieron a no aplicar la Ley Antiterrorista en los juicios contra mapuches y a modificar esa normativa, para que esté de acuerdo a los estándares internacionales, y hasta ahora eso no se ha concretado.