El legislador demócrata Anthony Weiner, bajo presiones para que renuncie por su conducta sexual en internet, insistió hoy en que no tuvo contacto "indebido" con una adolescente en Delaware y que intenta "redimirse".

Weiner fue acosado por varios periodistas mientras atendía asuntos personales en el barrio de Queens en Nueva York, después de que el lunes pasado ofreciera disculpas por mentir sobre el intercambio de mensajes indebidos y fotos explícitas con varias mujeres en internet en los últimos tres años.

La noche del viernes, las autoridades del condado New Castle, en Delaware, confirmaron que abrieron una investigación sobre el contacto entre Weiner y una estudiante de 17 años.

"Los detectives han entrevistado a la adolescente y ella no ha divulgado ninguna actividad criminal o contacto inapropiado con el congresista", dijo la Policía del condado en un comunicado.

Preguntado hoy sobre el contacto con la estudiante de secundaria, Weiner contestó que no hubo "nada explícito, nada indecente. Absolutamente nada inapropiado".

"He cometido algunos errores serios y estoy tratando de redimirme... estoy tratando de reanudar mi trabajo", dijo Weiner, quien afirmó que su "excepcional" esposa, Huma Abedin, se encuentra bien frente a la situación.

Abedin, que se encuentra de viaje con la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, está embarazada con el primer hijo de la pareja, según informes de prensa.

El legislador neoyorquino reiteró que, pese a las crecientes presiones de su partido y al escándalo desatado, no piensa dimitir y que su postura "no ha cambiado".

Detrás del nutrido grupo de periodistas, una mujer no identificada le ofreció su apoyo incondicional, por considerar que tiene derecho a "su vida privada".

El legislador, que asegura que no tuvo contacto físico con ninguna de las mujeres, también ha pedido disculpas a sus vecinos por la enorme atención mediática que ha generado el escándalo y la "incoveniencia" que eso supone.

Weiner, de 46 años, admitió que mantuvo contacto con varias mujeres a través de Facebook, Twitter, correo electrónico y, en ocasiones, por teléfono.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, solicitó formalmente una investigación del Comité de Ética sobre la conducta de Weiner.

Una encuesta divulgada el jueves indicó que el 56 por ciento de sus votantes en el distrito 9 de Nueva York no cree que el legislador debe dimitir a raíz del escándalo, frente a un 33 por ciento que apoya su renuncia.