El cine independiente de Estados Unidos se enfrenta a las mismas dificultades de promoción y distribución que afectan a las industrias cinematográficas modestas y depende de los festivales internacionales para llegar al gran público, analizó hoy el director brasileño Werner Schumann.

"El cine independiente estadounidense tiene los mismos problemas que nosotros", dijo a Efe Schumann en el marco de la vigésima primera edición del festival de cine iberoamericano Cine Ceará, que estos días se celebra en la ciudad nororiental brasileña de Fortaleza.

Según Schumann, las cintas que no están bajo el paraguas de las grandes productoras de la industria estadounidense del cine sufren los mismos problemas para alcanzar las pantallas de las salas nacionales e internacionales que en el resto de países y también requieren del espaldarazo de los festivales.

Destacó que la lengua es un factor que condiciona la proyección internacional de una cinta y si "en español ya encuentras problemas, en portugués el problema es doble".

Sin embargo, consideró que esas dificultades no deben desincentivar a los directores de seguir trabajando en sus lenguas nativas, debido a que son un "patrimonio".

Schumann, quien abrió el festival el pasado miércoles con su película "El Coro", inédita en el país, opinó que el cine brasileño se está diversificando en los últimos años.

"Ya no sólo se hace cine en Río y en Sao Paulo, en parte gracias a la tecnología digital", dijo el realizador, quien reconoció que, a pesar de que las producciones estadounidenses mandan en la cartelera brasileña, "en los últimos 10 años" se está consumiendo "más cine brasileño".

Y atribuyó ese fenómeno a la irrupción de historias "más populares" que llegan mejor al público como las cintas "Tropa de elite", que retratan la lucha de las fuerzas especiales de la policía brasileña contra el crimen organizado y el narcotráfico en las favelas de Río de Janeiro.

En concreto, la segunda parte de la saga del director José Padilha, "Tropa de elite 2", estrenada a fines del pasado año, se ha convertido en la película más taquillera de todos los tiempos en el país latinoamericano.

El director añadió que en Brasil se hacen todos los años entre 140 y 150 películas, aunque son muchas menos las que llegan a las pantallas y dijo que el brasileño siente "envidia" del argentino debido al éxito de crítica que cosecha, a su mayor proyección internacional y a la osadía de los temas que aborda.

"El Coro", rodada en blanco y negro, se estrenó el año pasado en Argentina en el Festival de Cine de Mar del Plata y narra los conflictos vitales de los integrantes de una orquesta sinfónica del sur de Brasil.

Según Schumann, la cinta es "un retrato de la sociedad" de la ciudad meridional de Curitiba, capital del estado de Paraná, del que es oriundo.

El festival Cine Ceará, una de las citas del cine independiente más destacadas de Brasil, nació hace 21 años como una muestra de cine local orientada al cortometraje.