Costa Rica tiene plena confianza en que el panel que estudia la demanda que interpuso, junto a otros países centroamericanos, en contra de República Dominicana, en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC), emitirá un fallo a su favor luego de la audiencia oral de la próxima semana.

El embajador costarricense ante la OMC, Ronald Saborío, explicó a Efe que el próximo miércoles se iniciará una audiencia oral en la que las partes expondrán sus argumentos sobre el caso, una disputa por el cobro de aranceles que República Dominicana aplica a los tejidos tubulares y sacos de polipropileno provenientes de Centroamérica.

Los dominicanos fueron denunciados por Costa Rica, Guatemala, Honduras y El Salvador pues consideran que esta medida, aplicada desde octubre de 2010, viola el tratado de libre comercio vigente.

Saborío detalló que la audiencia oral es uno de los pasos finales para resolver el conflicto. Los árbitros escucharán los alegatos de cada parte y se espera que emitan un fallo, de acatamiento obligatorio, para noviembre.

"Estamos convencidos de ganar el caso. República Dominicana no ha dado ninguna señal para eliminar las medidas", dijo el embajador y agregó que si la isla se niega a acatar la eventual resolución del panel, se expone a sanciones futuras por parte de la OMC.

Saborío subrayó que el cobro del 38 % de arancel por parte de los dominicanos ha afectado seriamente a las empresas costarricenses, pues las exportaciones de estos productos se encuentran paralizadas.

"Los productos y los trabajadores costarricenses son los que están sufriendo las consecuencias de una medida ilegal, por eso necesitamos una solución lo más pronto posible", manifestó.

En los últimos tres años, Costa Rica exportó a República Dominicana tejidos tubulares y sacos de polipropileno por un valor total de 6,5 millones de dólares en condiciones de libre comercio, de acuerdo con cifras oficiales del país.