El múltiple medallista olímpico Carl Lewis afirmó hoy en Santo Domingo que sus aspiraciones de convertirse en congresista en Estados Unidos están cimentadas en el "gran reto" de querer formar parte de la solución de los problemas.

Lewis, ganador de nueve oros olímpicos y otros ocho títulos mundiales, se refirió brevemente a su incipiente carrera política en una charla que ofreció a decenas de estudiantes y atletas en la capital dominicana, que visita como embajador de buena voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).

"Todos tenemos aspiraciones de diferentes índole en algún momento de nuestras vidas, nosotros tenemos el gran reto de ser parte de la solución de los problemas, no sólo de comentarlos", dijo Lewis, quien aspira a ser el candidato del Partido Demócrata a las elecciones del Senado de Nueva Jersey.

Las aspiraciones del exvelocista y saltador de longitud enfrentan, sin embargo, la oposición de sus rivales republicanos, quienes afirman que no cumple con el requisito de Nueva Jersey de vivir los últimos cuatro años en ese estado norteamericano.

"Tengo casi 15 años retirado de las pistas, espero vivir 30 ó 40 años más para hacer más cosas que las que hice en el atletismo, pienso que el talento que nos ha dado Dios debe ahora ser multiplicado hacia los demás (...) estoy trabajando en eso", dijo.

Lewis dedicó la mayor parte de su presentación a estimular al auditorio a cumplir sus metas "por inalcanzables que parezcan", y puso de ejemplo su propia carrera atlética.

"Traten siempre de fijarse metas tan altas que hasta duden de que puedan alcanzarlas, eso les hará conseguir su propósito (...) no se dejen llevar de las críticas, de aquellos que dicen no podrás, no lo harás, porque cuando ustedes logren sus metas harán de esas personas unas mejores personas", afirmó.

El exatleta rememoró la conquista de sus primeras cuatro medallas en Juegos Olímpicos, en la cita de Los Ángeles en 1984, al afirmar que se hizo con el sueño de lograrlo a pesar, incluso, de que su propio entrenador le había aconsejado no intentarlo porque podría afectarle su carrera.

Reveló que con sólo 11 años empezó a "soñar" con ser el más grande saltador de altura del mundo y que muy pronto descubrió que además de esa modalidad tenía también condiciones para la velocidad.

Agradeció el "gran soporte" que fueron sus padres en su educación y en su carrera, al tiempo que identificó al poseedor del récord mundial en salto de longitud, el estadounidense Mike Powell (8,95 metros), como el "gran rival" que tuvo en las pistas.

"Él (Powell) batió el récord de (salto de longitud de Bob) Beamon, pero no pudo ganarme la medalla de oro", exclamó Lewis sonriente, al referirse a los Juegos Olímpicos de Barcelona (1982) en los que venció a su rival y se adjudicó su segunda presea dorada.

Lewis visitó hoy al presidente dominicano, Leonel Fernández, y estuvo en una escuela donde observó el cultivo de vegetales por parte de los estudiantes.

El exatleta permanecerá en el país hasta el domingo y al día siguiente estará en Haití para cumplir un programa similar.