La ciudad de Maracaibo, la segunda mayor de Venezuela y capital del estado Zulia (noroeste), así como decenas de otras urbes y poblados de 5 de los 23 estados venezolanos amanecieron hoy sin energía eléctrica, confirmaron las autoridades.

Los apagones comenzaron hacia el anochecer del viernes con "una falla en un transformador" de la subestación El Tablazo del Zulia, declaró el ministro venezolano de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez.

Posteriormente, en la madrugada de hoy se registró otra serie de explosiones de otros transformadores "ocasionando la pérdida de 3.000 megavatios y afectando el estado Zulia y los de Trujillo, Mérida, Táchira y Barinas", precisó al canal estatal VTV.

Rodríguez sostuvo que personal de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) trabaja para restaurar el servicio y que la Fuerza Aérea Bolivariana transporta desde Caracas los transformadores que reemplazarán a los dañados.

Rodríguez admitió el pasado 23 de mayo que el Gobierno del presidente Hugo Chávez hizo una "insuficiente" inversión en materia energética, lo cual se traduce en limitaciones para satisfacer la demanda del país.

"A pesar de que ha habido inversión significativa (4.000 millones de dólares solo en 2010), aún así esa inversión fue insuficiente. La cantidad de megavatios instalados en los sistemas no han resultado suficientes para satisfacer una demanda en incremento", sostuvo ese día, asimismo a VTV.

Según datos oficiales, la actual demanda en Venezuela es de 16.650 megavatios y la capacidad de generación es de 17.922 megavatios.

Rodríguez destacó el diseño de un "plan muy agresivo" que prevé instalar 2.000 megavatios a lo largo de este año mediante la recuperación de sistemas eléctricos y nuevos proyectos, para hacer frente a una demanda que se ubicará este año en los 18.200 megavatios, según las previsiones oficiales.

Venezuela es el país de mayor consumo de electricidad regional, muy por encima de Brasil, Argentina y Chile, "que tienen desarrollo industrial considerablemente mayor", ha repetido Rodríguez al reiterar sus críticas a lo que llama "la cultura del derroche".

"El problema de los precios de la energía en Venezuela, que son sumamente bajos, son un estímulo al derroche", continuó.

El último gran apagón afectó a casi la mitad de Venezuela el pasado 7 de abril, poco antes de que el Gobierno diera por terminada la emergencia que, debido a una sequía calificada como la peor en 45 años, lo llevó a establecer en febrero de 2010 un racionamiento del servicio con cortes programados en todo el país, con excepción de Caracas, lo que fue suspendido en junio pasado.