Grupos ambientalistas costarricenses se manifestaron hoy en el centro de San José en contra de una eventual exploración y explotación petrolera en el país, luego de que trascendiera que una firma estadounidense tramita los permisos para realizar esta actividad.

Decenas de personas se reunieron de forma pacífica en la céntrica Plaza de la Cultura, donde mostraron pancartas, recolectaron firmas y lanzaron consignas en contra de cualquier actividad petrolera en Costa Rica.

Además, cerraron el paso por la principal avenida capitalina marchando y danzando bajo un enorme plástico negro al que llamaron la "mancha negra", en alusión al petróleo.

A la concentración asistió el presidente del Congreso y diputado del opositor Partido Acción Ciudadana (PAC), Juan Carlos Mendoza, quien resaltó su rechazo a la posibilidad de que la empresa estadounidense Mallon Oil Company explore petróleo en la zona norte del país.

Según Mendoza, la manifestación de hoy demuestra que "la gente está alerta y con los pies en la tierra" en contra de una actividad que causaría graves daños ambientales.

Mallon Oil ganó en el año 2000 una licitación para buscar petróleo y gas natural en Costa Rica, pero durante los últimos 10 años el proyecto estuvo paralizado debido a múltiples recursos judiciales que ya se resolvieron a su favor.

El Gobierno anunció esta semana que está evaluando aspectos legales y medioambientales para determinar si otorga un contrato a la compañía, pero para la exploración y explotación de gas natural, no de petróleo.

"El proceso se encuentra en etapa de revisión final para la eventual firma del contrato", declaró la presidenta Laura Chinchilla días atrás.

La mandataria afirmó que la intención de su Gobierno es "limitar este proceso a gas natural dejando por fuera la exploración petrolera" y a la vez evitar una demanda de la compañía y posibles indemnizaciones.

Además, Chinchilla también evalúa la posibilidad de involucrar a empresas estatales como la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), para que la exploración y explotación de gas natural no sea exclusiva de la empresa estadounidense.

Para el activista Luis Diego Marín, de la organización Preserve Planet, lo mejor es que el Gobierno se "evite desgastes innecesarios y no firme ningún acuerdo con la empresa" estadounidense.

Costa Rica, país reconocido internacionalmente por su protección al medio ambiente, no es productor de petróleo pero se cree que cuenta con yacimientos en el Caribe y la zona norte, a cuya exploración se oponen sectores ambientalistas y políticos.

En 2002, el entonces presidente de Costa Rica, Abel Pacheco, estableció una moratoria a la exploración y explotación petrolera y en 2003 anuló una concesión a la empresa estadounidense Harken Costa Rica Holding, por lo que el Estado enfrenta actualmente una demanda judicial que no ha sido resuelta.