Wall Street frenó hoy su peor racha bajista del año, con seis días consecutivos de números rojos arrastrada por datos macroeconómicos que ponían de manifiesto la debilidad de la recuperación económica de EE.UU., y cerró por fin con subidas en sus principales indicadores.

Los inversores esperaban hoy algún dato macroeconómico alentador para contrarrestar la pérdida de más del 4 % acumulada en las últimas seis sesiones bursátiles en los mercados neoyorquinos.

Ese dato llegó a través de un informe del Departamento de Comercio en el que se anunció que el déficit comercial de EE.UU. descendió un 6,7 % en abril hasta los 43.700 millones de dólares, la cifra más baja en lo que va de año.

El descenso anunciado hoy contrastó con lo pronosticado por los analistas, que esperaban que el saldo comercial negativo de EE.UU. en abril se situara en torno a los 49.000 millones de dólares, lo que animó a los inversores a pensar que la recuperación de la economía estadounidense quizá no es tan débil como se pensaba.

Un día tras otro el mercado neoyorquino había encadenado sesiones en números rojos desde que se conoció el miércoles pasado que el sector privado creó en mayo apenas 38.000 empleos netos y dos días más tarde se confirmó que el índice de desempleo subió una décima en mayo hasta el 9,1 %.

Tampoco ayudó el mal sabor de boca que dejaron el martes las palabras del presidente de la Reserva Federal (banco central) de EE.UU., Ben Bernanke, que volvieron a poner de manifiesto los temores entre los inversores sobre la marcha de la economía de la primera potencia.

Sin embargo, por fin hoy llegó el rebote y el Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Wall Street, acabó con un ascenso del 0,63 %, para terminar así con su racha bajista más prolongada desde julio pasado y cerrar en 12.124,36 unidades.

El selectivo S&P 500 aumentó el 0,74 %, hasta 1.289 enteros, y 9 de los 10 sectores en que están dividas sus empresas lograron avances; al tiempo que el indicador compuesto del mercado Nasdaq cerró con una subida del 0,35 % y terminó en 2.684,87 puntos.

Todos los sectores de la bolsa neoyorquina registraron ganancias, aunque fueron mayores en el caso de las empresas de materias primas (1,38 %), las energéticas (1,25 %) y las financieras (0,99 %).

Los bancos fueron algunos de los protagonistas de la jornada, con subidas superiores a dos puntos porcentuales de Wells Fargo, Morgan Stanley y Citigroup.

También se subieron al carro de las ganancias las petroleras, con Chevron, Conoco Phillips y Exxon Mobil a la cabeza, mientras que las empresas tecnológicas cerraron con resultados mixtos, entre las pérdidas anotadas por Google y Apple y los aumentos de eBay, Yahoo y Microsoft.

En otros mercados el petróleo subió hasta los 101,93 dólares, el oro aumentó a 1.542,7 dólares la onza, el euro se cambiaba por 1,4511 dólares y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a 10 años subió hasta el 2,99 %.