Un juez de Argentina procesó hoy nuevamente y pidió la inmediata detención del piloto Julio Poch, extraditado desde España bajo el cargo de haber participado de los "vuelos de la muerte", en los que desaparecieron víctimas de la última dictadura en el país suramericano, informaron fuentes judiciales.

El juez Sergio Torres dispuso el procesamiento de Poch como "partícipe necesario penalmente responsable del delito de privación ilegal de la libertad agravada respecto de los hechos que damnifican" a 41 personas, según informó el Centro de Información Judicial.

En diciembre pasado, un tribunal de alzada había dispuesto la liberación de Poch, tras haber revocado en octubre su procesamiento al entender que no había fundamentos suficientes, aunque ordenó a Torres profundizar la investigación en el caso.

Además de ordenar nuevamente su "inmediata detención", el juez Torres dispuso un embargo de los bienes del piloto por 41 millones de pesos (casi 10 millones de dólares).

Poch fue extraditado en mayo de 2010 desde España, donde había sido detenido en septiembre de 2009 cuando hizo una escala como piloto de una aerolínea holandesa.

Sergio Torres investiga delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionó el mayor centro de detención de la dictadura (1976-1983).

Desde allí partían los denominados "vuelos de la muerte", en los que detenidos en la ESMA eran arrojados al Río de la Plata.

Se calcula que por la ESMA pasaron unos 5.000 detenidos durante la dictadura, que dejó en total un saldo de 30.000 desaparecidos.