El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, advirtió hoy del grave peligro para Europa que representaría una insolvencia estatal griega y apeló a los diputados a que den su respaldo a un nuevo paquete de ayuda para Grecia.

"La situación en Grecia es grave y con ello también la situación en Europa", dijo Schäuble en una intervención ante el Bundestag, el parlamento alemán, que hoy debe votar el plan de ayudas a Grecia.

El siguiente paso para la ayuda a Grecia, según Schäuble, debe ser el desembolso de 12.000 millones de euros del fondo de rescate contemplado para julio sin el que, dijo el ministro, habría peligro de quiebra estatal con graves repercusiones en la UE y peligro de contagio.

Schäuble no quiso precisar el monto de un nuevo paquete de ahorro que en principio es apoyado por los grupos parlamentarios de la coalición de gobierno aunque con condiciones entre las que se cuenta la participación de los acreedores privados en el plan de rescate.

El propio Schäuble ha sugerido una participación en el rescate de los acreedores privados, a través de una prolongación de siete años del plazo de vencimiento de los títulos de deuda soberana.

A ese respecto, Schäuble dijo hoy que el gobierno alemán se toma "muy en serio" las reservas del BCE sobre una participación de los inversores privados y dijo que un grupo de trabajo buscará fórmulas para evitar que la misma tenga repercusiones graves en los mercados financieros.

Además del llamamiento a la participación de los acreedores privados, algunos sectores de la coalición exigen más esfuerzos de consolidación de parte del gobierno griego.

Ante todo dentro del Partido Liberal (FDP), socio minoritario de la coalición de gobierno, hay temores de que, como lo señaló hoy ante la prensa su secretario general Martin Lindner, se convierta en un "barril sin fondo" si no se aplican consecuentemente los programas de ajuste.

El líder de la oposición en el parlamento, Frank Walther Steinmeier, indicó también el respaldo del Partido Socialdemócrata (SPD) a un segundo paquete de ayuda.

"Los socialdemócratas no vamos a huir de nuestra responsabilidad", dijo Steinmeier aunque luego exigió como contraprestación mayor transparencia del gobierno sobre las opciones que se barajan.