Tres organizaciones humanitarias solicitaron hoy a la Fiscalía autorizar la exhumación de las osamentas de al menos 1.400 activistas que fueron detenidos y desaparecidos en Guatemala durante el conflicto armado (1960-1996).

La petición fue planteada hoy a la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público (MP), por el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), la Comisión Nacional de Viudas de Guatemala (Conavigua) y la asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala (Famdegua), que aglutinan a víctimas de la guerra.

El director del GAM, Mario Polanco, explicó en rueda de prensa que concretamente pidieron a la Fiscalía iniciar los trámites para que autoricen las excavaciones en fosas comunes que se encuentran en el cementerio público de la ciudad sureña de Escuintla.

Polanco aseguró que los restos de muchos activistas sociales que fueron detenidos y desaparecidos entre 1978 y 1985, según él "la mayor época de represión militar", fueron llevados a ese lugar de la costa sur y sepultados sin identificar en ese cementerio.

"Estimamos que pudiera haber unas 1.400 osamentas de víctimas de la guerra en esas fosas", afirmó el dirigente humanitario.

La petición de las tres organizaciones humanitarias es respaldada por familiares de desaparecidos durante la guerra, dijo.

El fiscal Manuel Vásquez, encargado de casos especiales del conflicto armado, explicó a los periodistas que la autorización para las excavaciones podría darse dentro de una semana.

Aclaró que ello no implica que en ese periodo se inicien las exhumaciones, ya que el proceso depende de la disponibilidad que tenga la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) para comenzar el trabajo.

La FAFG es la responsable de realizar las exhumaciones de víctimas del conflicto armado en este país, que acabó el 29 de diciembre de 1996.

La guerra interna, según la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH), dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.