Los combates entre el Ejército de Sudán y fuerzas del sur en las zonas fronterizas han hecho huir a entre 30.000 y 40.000 de los 60.000 habitantes de la ciudad de Kadugli, capital del Estado de Kordofan sur.

Según indicaron hoy fuentes de la ONU, hasta ayer continuaban fuertes enfrentamientos, incluyendo bombardeos aéreos de las Fuerzas Armadas de Sudán en ese estado situado en la parte sur del Sudán controlado por Jartum.

"En Kadugli, las fuerzas armadas de Sudán han declarado que han tomado el control de la ciudad. Hay controles sistemáticos de hombres armados en las principales carreteras dentro y en torno a la ciudad. Hay saqueos a gran escala, incluyendo de oficinas de la ONU y de ONGs", dijo la portavoz Elizabeth Byrs.

La portavoz de OCHA, la oficina humanitaria de la ONU, dijo que además de la huida de la mitad de la población de la ciudad de Kadugli, varios pueblos cercanos también se han quedado desiertos.

"Algunos civiles están llegando en coches a El Obeid, en Kordofan Norte, unos 250 kilómetros al norte de Kadugli. Otros al parecer están andando hacia el norte en dirección a las montañas de Nuba", agregó.

Por otra parte, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) informó de que la continua inseguridad y la falta de combustible están impidiendo llegar la ayuda humanitaria a los desplazados en la disputada región de Abyei.

Según dijo el portavoz Jumbe Omari Jumbe, la OIM ha registrado y verificado las identidades de más de 83.000 desplazados del total de 105.000 que se estima han huido de Abyei desde el comienzo del conflicto el 21 de mayo pasado.

La mayoría de los desplazados se han concentrado en localidades del estado de Warrap, pero también en otros.

Según la OIM, el 56 % de los desplazados son mujeres y el 21 % niños menores de cinco años, y un 10 % de los desplazados son mujeres con bebés.

El próximo 9 de julio el Sur de Sudán debe convertirse en un estado soberano, después de que el pasado febrero se anunciara la victoria de los partidarios de la independencia con respecto de Jartum en el referéndum de autodeterminación allí celebrado.

Tras unas dos décadas de guerra civil, el 98,8 % de los ciudadanos de las regiones del sur del país, de mayoría cristiana, votó en referéndum a favor de la secesión del resto de Sudán.

Sin embargo, el Ejército sudanés ocupó militarmente la región de Abyei, perteneciente al nuevo país.