Perú contará desde el próximo 29 de junio con su propio Cristo de Corcovado, gracias a una escultura de 37 metros que ya se está instalando en un cerro de la costa limeña, anunció hoy el mandatario peruano Alan García, quien señaló que la estatua está financiada, en parte, con su propio dinero.

"El Cristo del Pacífico", como ha sido bautizada por García, será una estatua de Cristo que extenderá sus brazos abiertos, a la manera de la popular escultura de Río de Janeiro, hacia el Océano Pacífico que baña la costa de la capital peruana desde el Morro Solar, un cerro que cierra la bahía de Lima por el sur y que es visible desde todo el litoral limeño.

"Mi sueño fue siempre hacer en el Morro un Cristo similar al de Corcovado al que he denominado Cristo del Pacífico (...) y el 29 de junio, Día del Papa y de San Pedro y San Pablo, vamos a inaugurar esta obra que es el Cristo del Pacífico", afirmó García durante la visita que hoy realizó a los trabajos que ya se iniciaron.

El mandatario peruano agregó que la estatua no supondrá un costo al Estado ya que ha sido pagado por un patronato al que han contribuido empresas, algunas de ellas brasileñas, y él mismo con 100.000 soles (36.200 dólares) de sus propios ahorros.

La enorme escultura, que ha sido construida en Brasil y luego enviada a Lima por vía marítima, contará con un sistema de iluminación de 26 colores que iluminará el litoral limeño.

"Quisiera que sea una figura que bendiga al Perú y proteja a Lima", afirmó García en declaraciones a Radio Programas del Perú (RPP).

El "Cristo del Pacífico" acompañará en el Morro Solar de Chorrillos a la gran cruz luminosa, de 45 metros de altura, que fue instalada en 1988, durante el anterior gobierno de García, y con motivo de la visita del Papa Juan Pablo II a la capital peruana y que nunca fue retirada.